Acontecer marítimoDestacado

El toque clásico del buque “Balmoral”

Fred. Olsen Cruise Line tiene en el mercado turístico del Reino Unido una cuota importante de su mercado y goza de especial consideración entre el público de edad madura. Opera una flota de buques de capacidad mediana, que cubre una parcela diferenciada de la que ofrecen los megacruceros, tan en boga. Tiene un buque insignia llamado “Balmoral”, ha estado hoy en el puerto de Santa Cruz de La Palma, donde ha coincidido con el buque “AIDAsol”, abanderado en Italia aunque al servicio del turismo alemán.

Una de las claves del  éxito de Fred. Olsen Cruise Line está en el nivel de servicios y la fiabilidad técnica que les caracteriza. Avalado, además, por sus muchos años de experiencia en la atención al pasaje en las diferentes líneas entre Noruega e Inglaterra y entre Inglaterra y Canarias en la temporada de zafra frutera, entre 1966 y 1986, con los buques “Black Watch”, “Black Prince” y “Blenheim”, éste último entre 1970 y 1981.

El veterano “Black Prince”  fue vendido en octubre de 2009 a la compañía venezolana SAVECA, que operó con la denominación comercial de Ola Cruises y pasó a enarbolar pabellón de la República Bolivariana de Venezuela con el nuevo nombre de “Ola Esmeralda”. Pero la aventura fracasó. Y su gemelo “Black Watch” fue desguazado en septiembre de 2008, en Alang (India) después de varios cambios de propiedad y nombres.

El último y más grande, por ahora, de los barcos de cruceros turísticos del naviero noruego tan arraigado en Canarias, fue adquirido en mayo de 2006 y entregado por sus anteriores propietarios en diciembre de ese mismo año. Por entonces ya se había decidido el alargamiento del casco en el astillero Blohm + Voss, de Hamburgo, insertándole una nueva sección de 30 m de eslora.

Los trabajos dieron comienzo en octubre de 2007 y finalizaron en enero de 2008, siendo rebautizado con el nuevo nombre de “Balmoral”. Desde el puerto de Dover, base habitual de Fred. Olsen Cruise Line, el buque hizo dos viajes de estreno a Canarias y después cruzó el Atlántico para posicionarse en el puerto de Miami. 

El buque “Balmoral” es un barco bonito y bien proporcionado, de líneas marineras armoniosas, que ha ganado en estética visual con el alargamiento realizado, al igual que sucede con su compañero de contraseña “Braemar”Los otros dos buques de Fred. Olsen Cruise Line, “Black Watch” y “Boudicca”, también habían sido alargados en astilleros alemanes en 1982 y 1983.

Construcción número 616 del astillero  Jos L. Meyer GmbH & Co, en Papenburg (Alemania), entró en servicio en junio de 1988 bautizado con el nombre de “Crown Oddysey”. Enarbolaba la contraseña de Royal Cruise Line (Capital Maritime Inc.), estaba abanderado en Grecia y figuraba inscrito en la matrícula de El Pireo, sede de sus armadores.

Construido en espacio cerrado, el buque había flotado por primera vez el 1 de noviembre de 1987 y entre los días 28 y 31 de diciembre del citado año realizó las pruebas de mar. El 14 de mayo de 1988 se procedió a la ceremonia de su bautizo en el puerto de Emden, y el 4 de junio hizo viaje a Tilbury, de donde partió tres días después en su primer crucero por el Báltico.

Conocido desde entonces en el puerto tinerfeño, al igual que su compañero de contraseña “Royal Odyssey”, la puesta en servicio de este buque representaba una clara apuesta de su armador por la innovación y los barcos de nueva generación, marcando así una clara diferencia con los restantes armadores griegos dedicados al turismo, que operaban barcos con muchos años de mar sobre sus cuadernas, algunos de ellos verdaderas reliquias a flote.

En 1990, el buque “Crown Odyssey” fue abanderado en Bahamas y en 1992 fue vendido al grupo Kloster, que lo operó en el Caribe, con base en Miami, sin cambiar de nombre y con una gestión independiente. En mayo de 1996 fue transferido a la gerencia de Norwegian Cruise Line y rebautizado “Norwegian Crown”.

En mayo de 2000 fue transferido a Orient Line para mejorar la oferta turística del Lejano Oriente y ostentó de nuevo el nombre de “Crown Odyssey”. En marzo de 2003 recuperó su anterior nombre, siendo sometido a obras de gran carena en los astilleros Sembawang, en Singapore. En septiembre de ese mismo año regresó a Baltimore y en mayo de 2006 fue vendido a Fred. Olsen Cruise Line.

Cuando salió a navegar era un buque de 34.242 toneladas brutas y medía 187,71 metros de eslora total, 28,81 de manga y 6,80 de calado. Tras el alargamiento realizado es un buque de 43.537 toneladas brutas y mide 217,91 metros de eslora total y 7,25 de calado máximo. Está propulsado por cuatro motores Mak 8M601/6M35, con una potencia de 28.955 caballos acoplados a dos ejes que mueven dos hélices de paso variable y le permite desarrollar una velocidad de 22,5 nudos.

En su primera etapa disponía de alojamiento para 1.209 pasajeros y 443 tripulantes. En la actualidad son 1.340 pasajeros, repartidos en 738 cabinas, de las cuales 121 tienen balcón, 504 son exteriores, 113 interiores y 63 individuales. El nivel de confort a bordo, tanto en cabinas como en espacios públicos, es bastante aceptable, considerando que se trata de un buque de tipo medio y con la personalidad característica de Fred. Olsen Cruise Line. La tripulación está formada por 471 personas y la oficialidad es europea. Código IMO 8506294. 

Fotos: Alberto Pérez FernándezFrancisco M. Jiménez Acosta

Anterior artículo

MD-11 “take-off”

Siguiente artículo

El puerto de Tenerife, una estación de servicio permanente