De la mar y los barcosDestacado

El segundo «Ciudad de Burgos»

En su corta existencia, Interroll S.A. tuvo una flota de ocho buques –aunque se habían planificado diez–, seis de ellos de nueva construcción. Como habíamos visto en nuestro artículo anterior, la empresa naviera fundada en 1976 por Fernando Fernández Tapias inició sus singladuras con la adquisición en 1979 de dos buques comprados a Naviera Pinillos, “Ter” y “Duero”, que fueron adaptados para el transporte de coches y rebautizados “Carfer” y “Carborja”.

Después vinieron dos rolones contratados en noviembre de 1977 con el astillero Enrique Lorenzo y Cía., en Vigo, que recibieron los nombres de “Roll-Al” y “Rollman”. En servicio a comienzos de 1980, en octubre del citado año fueron fletados por Compañía Trasmediterránea y adquiridos en propiedad en febrero de 1981, siendo rebautizados con los nombres de “Ciudad de Cádiz” y “Ciudad de Alicante”.

Hubo otros dos barcos similares a éstos, contratados en noviembre de 1979, aunque en una versión mejorada y algo mayores, que recibieron los nombres de “Roll Vigo” y “Roll Galicia”. Tenían 10 metros más de eslora y diferencias estructurales en la fachada del puente. A la contraseña de Interroll pertenecieron también los “car carrier” “Carbosco” y “Caríñigo”, mientras que otros buques de este mismo tipo no llegaron a contruirse.

Mientras estuvo fletado para la línea de Venezuela y Brasil, se le montó una grúa a popa de la chimenea de estribor para la maniobra de una rampa lateral de grandes dimensiones, que iba estibada a bordo. La razón, señala Arcadio L. Barbas, se debía a la inexistencia, por aquel entonces, de «tacones» en los puertos de escala para la operativa portuaria. 

El primero de los buques rolones del segundo grupo, construcción número 400 del astillero Enrique Lorenzo y Cía., en Vigo, tomó forma en apenas seis meses y resbaló por la grada el 22 de diciembre de 1980. Entró en servicio en diciembre de 1981 y se estrenó en tráficos internacionales. En el transcurso de 1983 realizó una línea regular entre Puerto Cabello y La Guaira (Venezuela) y Santos y Salvador de Bahía (Brasil).

En agosto de 1985 pasó a manos de la sociedad Interpuertos y navegó en aguas del Atlántico sur y África central, así como en la línea Génova-Dakar. Entre julio y septiembre de 1986 estuvo fletado por Compañía Trasmediterránea para reforzar la línea de carga rodada entre la Península y Canarias, etapa en la que navegó con el nombre de “Burgos”. Luego navegó en aguas del Caribe y el 30 de enero de 1988 arribó a Lisboa procedente de Puerto Rico.

Por entonces estaba intervenido por el Banco de Crédito Industrial (BCI) y en manos de la Sociedad de Gestión de Buques (SGB), en marzo de 1989 fue vendido a la sociedad Lux Freeway Shipping Corp. y abanderado en Vanuatu con el nuevo nombre de “Lux Freeway”. Cuestión de trámite como mero intermediario del grupo Lexmar, pues en agosto fue revendido a Bos Freeway Shipping Corp. y abanderado en Bahamas con el nuevo nombre de “Bos Freeway”, que cambió en noviembre de ese mismo año por el de “Mos Freeway” cuando figuraba a nombre de la sociedad Thornope Shipping Co. Ltd.

En enero de 1990 lo compró Compañía Trasmediterránea y recibió el nombre de “Ciudad de Burgos”, segundo con este nombre en la historia de la naviera fundada en 1916. Hubo polémica en la adquisición de este barco, en tiempos de la presidencia de Luis Delso, pues sólo un año antes había sido vendido a Lexmar a precio de saldo y la naviera española lo compró a un precio muy superior, cifrado en 9,6 millones de dólares.

Por espacio de una década el buque de esta historia navegó en la línea Cádiz-Canarias. Para aumentar la altura disponible para camiones, en la varada de 1995 fueron modificados los entrepuentes móviles del garaje y también fueron sustituidos los generadores eléctricos por otros de mayor potencia para las conexiones eléctricas de los remolques refrigerados. Las hélices originales fueron sustituidas por otras de tipo CLT y en la varada de 1997 fueron instalados nuevas turbosoplantes para optimizar la eficiencia energética.

En 2001, año en el que fue inscrito la matrícula naval de Santa Cruz de Tenerife, pasó a navegar en las líneas de Baleares. En noviembre de 2003 pasó a engrosar la flota de Agencia Schembrim, con un precio en libros de 2,3 millones de euros y continuó al servicio de Trasmediterránea. Alternó en la línea Cádiz-Canarias como unidad de refuerzo ocasional tras la incorporación de los buques “Super-Fast Canarias” y “Super-Fast Andalucía”.

En julio de 2007 fue vendido a la sociedad turca Istambul Lines y operado por Marmara N. Deniz rebautizado con el nombre de “Hayat N”. Se hundió en apenas quince minutos el 14 de septiembre de 2008, en aguas del mar de Mármara, cuando iba en viaje de Bandirma a Ambarli. A bordo, 68 pasajeros y 28 tripulantes y una carga de 73 camiones y dos coches. Hubo un muerto y cinco desaparecidos, 89 supervivientes rescatados por pescadores y 25 de ellos hospitalizados. El informe técnico determinó que la causa del hundimiento había sido la sobrecarga excesiva.

De 2.841 toneladas brutas, 1.513 toneladas netas y 5.273 toneladas de peso muerto, medía 122,81 m de eslora total, 18,36 m de manga y 6,38 m de calado máximo. Estaba propulsado por dos motores Bazán-MAN, que desarrollaban una potencia de 10.000 caballos y mantenía una velocidad de 17,5 nudos. Disponía de alojamiento para 12 pasajeros, en camarotes dobles para camioneros y tenía 1.375 metros lineales para carga rodada. Código IMO 7826685.

Foto: Juan Carlos Díaz Lorenzo

Bibliografía

Díaz Lorenzo, Juan Carlos. Compañía Trasmediterránea. Historia de la Flota. Madrid, 2006.

Font Betanzos, Francisco. Orígenes y constitución de la Compañía Trasmediterránea. Evolución económica y comercial en el siglo XX. Cádiz, 2008.

Anterior artículo

El puerto de Tenerife, una estación de servicio permanente

Siguiente artículo

El ferry “Forza” sustituirá la varada del “Albayzin”