El mundo de la aviación

El resultado agridulce de los aviones “jeromines” de Aviaco

El intento que AVIACO hizo con la flota de ocho aviones cuatrimotores De Havilland D.H. Heron 114 para mejorar la imagen de seguridad de la aerolínea, no obtuvo el resultado apetecido. De los ocho aviones adquiridos, apodados “jeromines”, tres de ellos se perdieron entre 1957 y 1958: EC-ANZ se estrelló en Mallorca, EC-AOA resultó destruido en Fuenterrabía y EC-ANJ cayó al mar cerca de Barcelona.

Por esa razón, a partir de 1961 serían sustituidos por aviones Douglas DC-3 procedentes de Iberia, mucho más fiables, de más capacidad y bien apreciados por el pasaje, de modo que los cinco “jeromines” que habían sobrevivido causaron baja gradualmente en 1964, año en el que fueron vendidos a Morton Air Services.

Foto: archivo de Juan Carlos Díaz Lorenzo

 

 

Anterior artículo

Aida Cruises programa ocho escalas del “AIDAperla” en Ibiza

Siguiente artículo

Navieras y terminales de contenedores, a toda máquina