De la mar y los barcosDestacado

El remolcador “Cepsa”

El remolcador “CEPSA” lo compró la Compañía Española de Petróleos a la Misión Compradora del Gobierno griego, en Bélgica, en octubre de 1948. Pertenecía a la larga serie de remolcadores ST del servicio auxiliar de la U.S. Navy construidos durante la Segunda Guerra Mundial. Éste, en concreto, había tomado forma en el astillero Houston Shipbuilding Corp. y entró en servicio en 1944 con el numeral ST 503[1].

Desde Amberes hizo viaje a Santa Cruz de Tenerife bajo el mando del oficial Jesús Gorordo Larrauri, quedando afecto a los servicios portuarios por espacio de casi 25 años. Abanderado en España, se le asignó la distintiva EGPA, cuyos caracteres mostró durante una temporada en la superestructura y en las amuras.

Conjuntamente con los remolcadores de Cory y Elder, el remolcador “CEPSA” desarrolló una importante labor en el puerto tinerfeño, como eficaz unidad auxiliar, interviniendo no sólo en tareas propias de su cometido, sino también en algunas misiones de salvamento, como ocurrió el 19 de marzo de 1966 con motivo del incendio del petrolero “Monteleón”.

Maniobró innumerables veces a los petroleros de CEPSA y de otras compañías y banderas que cargaban o descargaban en el muelle Sur, dique del Este, la Hondura o en la boya exterior. Durante años compartió atraque y operaciones con los remolcadores “Fortunate”, “El Guanche”, “Adelantado” y “Punta Anaga”, entre otros, hasta que llegó la hora del relevo.

En marzo de 1974 fue vendido a la compañía Remolques y Navegación, S.A. Rebautizado “Gayá” y sustituido su equipo propulsor por un nuevo motor Caterpillar de 800 caballos, continuó prestando sus servicios en aguas de Tarragona. En 1979 pasó a engrosar la flota de Remolcadores Nosa Terra, S.A. (Remolcanosa), con base en Vigo, a cuya contraseña pasó sin cambiar de nombre, aunque posteriormente sería rebautizado “Remolcanosa Dos”. Causó baja en septiembre de 2002 y después fue vendido para desguace.

Foto: Archivo Juan Carlos Díaz Lorenzo

Nota:

[1] De 137 toneladas brutas y 232 toneladas de desplazamiento, medía 26 m de eslora total – 24,60 m de eslora entre perpendiculares-, 7 m de manga, 3,30 m de puntal y 2,58 m de calado. Propulsado por un motor Clark Diesel, de 650 caballos de potencia y 10 nudos de velocidad. Inscrito en la matrícula naval de Santa Cruz de Tenerife.

Anterior

Trasmediterránea tendrá dos rampas móviles en Ceuta

Siguiente

Crónica del avión que nunca llegó, 50 años después