De la mar y los barcosDestacado

El remolcador “Arico”, matrícula naval de Santander

En la madrugada del 30 de julio de 2015, el remolcador “Arico” se hundió cuando el buque se encontraba a una milla al este de La Garita y unas siete millas al sur de Las Palmas de Gran Canaria, informó entonces Salvamento Marítimo. Una vía de agua que no se pudo controlar provocó el hundimiento del buque y sus cuatro ocupantes fueron rescatados sanos y salvos en una balsa salvavidas por el helicóptero Helimer 210.

Finalmente, el remolcador se hundió cuando se encontraba a media milla de la Playa del Hombre, en la costa del municipio de Telde. En su ayuda acudieron también la lancha “Salvamar Nunki” y el remolcador “Luz de Mar”. El buque siniestrado regresaba de Arinaga a Las Palmas, después de realizar una maniobra en aquel puerto. Un golpe y poco después un fallo en el timón dieron a entender que algo anómalo sucedía y al bajar a la sala de máquinas se comprobó que estaba inundada. Ante la imposibilidad de atajar la vía de agua, se optó por el abandono y la emisión de las señales de socorro.

Construido en 1973 en Astilleros del Atlántico por encargo de la sociedad Remolques Unidos (RUSA), de Santander, con el nombre de “Huno”, fue adquirido por la sociedad tinerfeña Atlantic Ship Service (ASS) y renombrado “Arico”. De similares características del “Dhos”, luego “Teno”, que había llegado con anterioridad tras su adquisición por el patrón Antonio García Jorge, a ambos remolcadores recordamos verlos arribar por primera vez al puerto de Santa Cruz de Tenerife, donde prestaron servicio.

Posteriormente, ASS vendió su cartera de negocio y su flota al Grupo Boluda y el remolcador “Arico” pasó a prestar servicio en el puerto de Las Palmas de Gran Canaria. Era un buque de 42 toneladas brutas en un casco de 17,80 m de eslora, 6,10 m de manga y 2,40 m de puntal. Estaba propulsado por un motor de 750 caballos de potencia que le permitía mantener una velocidad de 12 nudos y una potencia de tiro de 12 toneladas.   

Los remolcadores "Teno" y "Arico", abarloados a la barcaza "Acentejo"
Los remolcadores «Teno» y «Arico», abarloados a la barcaza «Acentejo»
El patrón Ramón Acosta Merino, en el alerón de estribor del "Arico"
El patrón Ramón Acosta Merino, en el alerón de estribor del «Arico»

Fotos: Ramón Acosta Merino

Anterior artículo

Una avioneta Auster del Real Aeroclub de Vizcaya (1951-1965)

Siguiente artículo

Último viaje de repatriación este año desde Marruecos