Acontecer marítimoDestacado

El puerto de Las Palmas limita las escalas de barcos establo

La Autoridad Portuaria de Las Palmas ha publicado un nuevo protocolo de control previo a la llegada de los buques tipo establo cargados de ganado vivo o en lastre, que entrará en vigor a partir del próximo día 1 de octubre. Este tipo de tráfico realiza rotaciones entre el continente americano y los países árabes, por lo que estos buques pueden albergar en sus establos cabezas de ganado portadoras de enfermedades animales ausentes en España, y por tanto, constituye un posible riesgo sanitario para la cabaña ganadera nacional e insular, como se contempla en el protocolo de la Subdirección General de Acuerdos Sanitarios y Control de Frontera del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.

La previsión de llegada a puerto de un buque de estas características ya sea cargado o en lastre, deberá ser comunicada al Servicio de Inspección de Sanidad Animal y a la Autoridad Portuaria de las Palmas con una antelación mínima de 48 horas. Salvo casos de extrema urgencia, y siendo comunicado previamente al Servicio de Sanidad Animal, quedan prohibidas las actividades que supongan un riesgo sanitario, tales como la descarga de animales vivos, retirada de cadáveres, o la descarga de estiércol u otros materiales contumaces.

Igualmente, se restringirá al máximo la salida de tripulantes del buque debido al riesgo de propagación de enfermedades infectocontagiosas por transporte mecánico (personas, ropa, calzado, utensilios de manejo de animales, etc.), si bien, por motivos justificados (como acudir al médico) podrá desembarcar adoptando una serie de medidas de bioseguridad que minimicen el riesgo.

En cuanto a las entradas de personal, igualmente se restringirá en la medida de lo posible, si bien, aquellas personas que por motivos justificados hayan de subir al buque (prácticos, organismos de inspección, consignatario), lo harán provistos de ropas de protección contra agentes biológicos desechables, guantes de un solo uso y calzas protectoras desechables para los zapatos, debiendo posteriormente desembarcar a través de un pediluvio con solución desinfectante capaz de inactivar el virus de la fiebre aftosa.

Todo material desechable deberá quedar confinado en el buque y en ningún caso podrá desembarcarse para evitar el riesgo de transmisión por contaminación de dichos materiales. El buque deberá garantizar que mientras permanezca en puerto  se tomarán las medidas necesarias para impedir que los restos de ningún subproducto animal (orina, heces, leche, etc.) o pienso puedan caer al mar.

En cuanto a las actividades de carga en el buque, ésta se deberá realizar de forma mecánica y manteniendo todas las medidas de bioseguridad necesarias, de tal forma que no se mantenga contacto entre el interior del barco (“zona sucia”) y el exterior del mismo (“zona limpia”).

Con carácter general, no se autorizará el atraque de los buques que se encuentren cargados de animales vivos. En casos excepcionales, en los que por imperiosa necesidad fuese solicitado el atraque a muelle, se facilitará previamente al Servicio de Inspección de Sanidad Animal una copia del certificado sanitario de exportación expedido por las autoridades sanitarias del país de origen de los animales, para que autoricen o deniegue su atraque. Para los buques en lastre, en caso de que se autorizase su atraque, se procederá a la colocación de vallado en su zona de atraque a lo largo de toda la eslora del buque.

La consignataria deberá esperar a recibir la conformidad del Servicio de Inspección de Sanidad Animal, quien procederá a autorizar la escala. De no ser así, el buque deberá permanecer a la espera fuera de las aguas del puerto o proseguir su viaje.

Foto: Gerolf Drebes (shipspotting.com)

Anterior artículo

Sant Antoni no quiere coches ni carga rodada en su puerto

Siguiente artículo

El emir de Qatar regala un B-747 VIP al presidente de Turquía