Acontecer marítimoDestacado

El puerto de Granadilla se queda sin plataformas petrolíferas

Con la salida esta mañana de la plataforma “West Leo” del puerto de Granadilla, se cierra una etapa en la utilización de este controvertido recinto portuario. La citada plataforma se va a Noruega a remolque del potente remolcador oceánico “ALP Guard”, que tiene una potencia de tiro de 300 toneladas y en la maniobra de salida han intervenido otros cuatro remolcadores de la flota de Boluda: “VB Muletón”, “VB Risban”, “VB Tenerife” y “VB Balear”.

La plataforma petrolífera “West Leo” fue la primera que atracó en el puerto industrial de Granadilla, a donde llegó el 21 de noviembre de 2017, aunque se encontraba en el puerto de la capital tinerfeña desde noviembre de 2016. Era una de las ocho que llegaron a estar fondeadas al resguardo de Anaga, en el apogeo de un nuevo ciclo que se ha truncado. Al propietario le sale más barato llevársela a Noruega, como ha hecho con las otras que tenía en Granadilla, pues los costes portuarios son menores.

Durante su estancia en Tenerife, la plataforma “West Leo” ha generado una jugosa factura de ingresos para la Autoridad Portuaria y el servicio de remolque fijo en el puerto de Granadilla, condición impuesta por Capitanía Marítima para que actuase en caso de emergencia. Además de cada una de las maniobras con cuatro remolcadores, más el servicio de practicaje, amarradores, mantenimiento, vigilancia, transportes… 

Foto: David Trillo Gallego

Anterior artículo

Abandonado un "car carrier" en Filipinas, presa del fuego

Siguiente artículo

Un millón cien mil plazas para viajar en verano a Baleares