Arte, Arquitectura y Patrimonio

El proyecto nonato de la basílica de las Nieves, en La Palma

En la Bajada de la Virgen de las Nieves de 1955 se hizo público el proyecto para la construcción de una basílica situada junto al actual Real Santuario de Nuestra Señora de las Nieves, una iglesia grande en todos los aspectos con una torre campanario exenta que, como apunta el investigador palmero José Guillermo Rodríguez Escudero, se trataba de “un proyecto faraónico y superfluo” que generó opiniones encontradas en la sociedad palmera de la época.

El 7 de junio de 1955, el Patronato Pro-Basílica se había reunido con el gobernador civil y jefe provincial del Movimiento, Andrés Martín Martín, quien visitó los terrenos donde se emplazaría la futura basílica y las obras finales del aeropuerto de Buenavista [1], cuya inauguración oficial se produciría unos días después.

El 22 de junio se celebró en el santuario de Las Nieves una solemne función de pontifical presidida por el obispo de la diócesis nivariense, monseñor Domingo Pérez Cáceres, en la que predicó el sacerdote palmero Luis Vandewalle Carballo, canónigo de la catedral de La Laguna y a su término se verificó la colocación de la primera piedra [2] en presencia de la venerada imagen, que había sido trasladada en procesión en sus andas de baldaquino de plata. Asistieron  las primeras autoridades civiles [3] y militares [4] insulares presididas por el gobernador civil, así como el alcalde de Santa Cruz de La Palma, Agustín Perdigón Benítez y su esposa, que actuaban como padrinos de la ceremonia en representación del ministro de la Gobernación y su esposa, Otilia Martín Bencomo; el clero insular [5], los alcaldes de la isla y una gran multitud de fieles.

Tal iniciativa, que no pasó del papel y de una maqueta que se exhibió en diferentes puntos de la isla –sería interesante conocer si aun existe–, estaba promovida por el ministro de la Gobernación Blas Pérez González, “interpretando el deseo unánime de todos sus paisanos” [6], según publica el periódico Diario de Avisos al día siguiente del acto de colocación de la primera piedra y coincidía con la celebración del 25º aniversario de la coronación canónica de la Virgen de las Nieves.

Bibliografía:

Diario de Avisos, 8, 10 y 23 de junio de 1955.

Rodríguez Escudero, José Guillermo. “La basílica de Nuestra Señora de las Nieves. Un proyecto faraónico que jamás se materializó”. Publicado el 16 de junio de 2014 en La Palma, isla adentro (recurso disponible en línea: lapalmaislaadentro.wordpress.com).

Programa de las Fiestas Lustrales en honor de Nuestra Señora de las Nieves. Santa Cruz de Tenerife, 1955.  

Notas: 

[1] Diario de Avisos, 8 de junio de 1955.

[2] La colocación simbólica de la primera piedra se acompañó de unas monedas y una medalla de Nuestra Señora de las Nieves y de otras advocaciones. Se firmaron tres actas, una de las cuales sería depositada en dicho acto, otra se guarda en el archivo de la parroquia y la tercera quedó en poder de los representantes del Patronato Pro-Basílica.

[3] Fernando del Castillo Olivares y Van de Walle (presidente), Alfonso Henríquez Tabares y Antonio Carrillo Kábana (consejeros). Agustín Perdigón Benítez era alcalde de Santa Cruz de La Palma, Plácido Fernández Viagas, juez de primera instancia y Rafael de la Barreda Díaz, jefe insular del Movimiento.

[4] Fernando Rodríguez Cifuentes, comandante miliar de La Palma y Saturnino Uriarte Zulueta, ayudante militar de Marina.

[5] Félix Hernández Rodríguez, párroco de El Salvador y arcipreste de distrito; Antonio Pérez Hernández, párroco de Las Nieves y todos los sacerdotes destinados en La Palma.

[6] Diario de Avisos, 23 de junio de 1955.

Foto: Archivo de José Guillermo Rodríguez Escudero

Anterior artículo

La refinería de Cepsa en Tenerife certifica la norma ISO 45001

Siguiente artículo

La espiritual sencillez de la Iglesia Vieja de Helsinki