DestacadoMarina Militar

El primer submarino nuclear soviético será museo en 2023

El submarino nuclear K-3 “Leninsky Komsomol” será la gran atracción del futuro museo marítimo de Kronstadt, ciudad portuaria rusa situada en la isla de Kotlin, a unos 30 kilómetros al oeste de St. Petersburgo y cuya apertura está prevista para 2023. En Murmansk, capital del Ártico ruso y ciudad con escasos atractivos para el turismo, no ha gustado la decisión.

El citado buque se encuentra en la actualidad en el astillero de reparaciones navales Nerpa, en el Óblast de Murmansk y aunque inicialmente se había proyectado su exhibición en el mismo muelle junto al primer rompehielos nuclear del mundo, nombrado “Lenin” y construido en tiempos de la URSS, finalmente se ha decidido emplazarlo como atracción principal del futuro Museo de la Gloria Naval de Rusia.

El primer submarino nuclear soviético, proyecto 627 –clase November en la clasificación de la OTAN–, entró en servicio en junio de 1958, tuvo su base en Zapadanya Litsa y perteneció a la Flota del Norte. Tiene en su haber el hito de haber sido el primero de su bandera que alcanzó el Polo Norte en junio de 1962 y su historial está plagado de fallos y averías, así como un incendio grave ocurrido el 8 de septiembre de 1967, en el que perecieron 39 tripulantes.

Propulsado por dos reactores refrigerados por agua, el submarino K-3 se convirtió en un símbolo de las capacidades de guerra submarina de la URSS. Reparado después de aquel grave suceso y de nuevo en servicio, causó baja en 1988 a la espera de su desguace.

En 2005 se remolcó al astillero Nerpa, donde se realizaron los trabajos de corte de la sección en la que se encontraba el reactor nuclear, de ahí que el resultado sea un buque algo más corto respecto de sus 107 m de eslora originales, lo cual le resta uno de sus grandes atractivos como museo.

Precisamente, el principal aliciente del rompehielos “Lenin” es el interés de los visitantes por acceder a una cámara protegida desde la que puede verse el reactor nuclear. En el caso del submarino norteamericano “Nautilus”, es visitable excepto la zona de seguridad correspondiente al reactor.  

Foto: @twitter

 

Anterior artículo

El sexto avión Douglas DC-4 de Iberia (1950-1968)

Siguiente artículo

Un rompehielos ruso cruza el canal entre Tenerife y Gran Canaria