De la mar y los barcosDestacado

El primer “Congelador” de la Casa Mar hinca la rodilla

Cuando ASCON (Astilleros y Construcciones S.A.) abandonó la patente alemana Rickmers de arrastreros por popa e inició su despegue a finales de la década de los sesenta con diseño de las oficinas técnicas nacionales, se especializó en una clase de arrastreros que se convertirían con el paso del tiempo en duraderos, pescadores y muy rentables.

Tras la construcción de los “Villalba”-“Vimianzo”, los ramperos-congeladores pioneros de la casa Mar, ASCON inicia la exitosa serie “Mar Austral”, de 930 toneladas, en 1963. En 1966 se bota el “Mar del Cabo”, de 76 metros y 1.400 toneladas, que aporta un cambio radical estético y de concepto que resultará ser un proyecto sobresaliente y normalmente construido en series de dos o tres unidades gemelas con pequeñas variables: en 1966 los buques “Principado de Asturias”, “Espadarte” y “Ribera Gallega”, de 71,80 metros y 1.314 toneladas; en 1967 los buques “Froxa” y “Folías”, misma eslora y 1.360 toneladas; “Berenice”, “Ras Banas” y “Hurghada”, encargo para Egipto que aumentan a los 77 metros de eslora con 1.239 toneladas y en 1969 los buques “Ila-Janza” y “Golfo de Tonkín”, iguales a los egipcios.

En 1973, cuando parecía abandonado el diseño, el astillero coloca en la grada de Ascón factoría de Ríos las quillas de los buques “Congelador Mar Uno” y “Congelador Mar Dos” y en la factoría de Meira las quillas de los buques “Congelador Mar Tres” y “Campa del Infanzón”, los tres primeros para la Casa Mar y el cuarto para Copemar. Se trata de una serie de 76,61 metros de eslora por 12 metros de manga, desplazan 1.333 toneladas y equipan Barreras Deutz de 2.700 HP. que proporcionan 14.78 nudos. 

A primeros de enero de 2021 los cuatro permanecían en activo con unos resultados sorprendentes de trabajo y economía. A mediados de junio, una semana antes de cumplir los 47 años (fue entregado un 22 de junio de 1974) el buque “Congelador Mar Dos”, el único de los cuatro que pescaba en el Atlántico Suroccidental con bandera chilena y base en Punta Arenas (pertenecía a la compañía Derís S.A. tras ser vendido en 2014 por la filial de Pescanova en Chile, Pescachile, con base en Valparaíso), arribaba a Gijón con su nombre actual “Diego Ramírez”.

Se llama así  desde 2006 (desde el 2001 al 2006 se llamó “Kalahari” con bandera Namibia y puerto base en Walvis Bay) para proceder a su desguace, navegando las 6.700 millas que separan el sur de Chile con Asturias y entrando por su propio pie como rebelándose a su anunciado trágico final. Sus tres hermanos permanecen todavía en Namibia.

Foto: Fernando Montes (shipspotting.com)

Anterior artículo

Aena reabre las terminales T-1, T-2 y T-3 de Madrid-Barajas

Siguiente artículo

El entrañable salón “Corsario” a bordo del ferry “Murillo”