De la mar y los barcosDestacado

El petrolero “Tarragona” (1974-1985), matrícula naval de Ceuta

La primera crisis del petróleo estaba en sus comienzos cuando ASTANO entregó a Fletamentos Marítimos (Marflet) el petrolero VLCC “Tarragona”, un buque de corta existencia en la Marina mercante española. La citada compañía, presidida por Javier Cremades de Adaro, fue durante años la más importante naviera petrolera del país, tenía entonces una flota de cuatro buques –“Ceuta”, “Málaga”, “Melilla” y “Barcelona”– y habrían de seguirle dos más –“Gibraltar” y “Aragón”–, más uno fletado llamado “Elvira C”.

Firmado el contrato el 22 de agosto de 1970, en una época de gran carga de trabajo en el astillero gallego, el 3 de agosto de 1973 comenzaron los trabajos de la construcción número 239 con la puesta de quilla del nuevo buque. El 6 de abril de 1974 se procedió a su botadura con el ceremonial acostumbrado y el 30 de noviembre de 1974 se entregó a su compañía armadora, siendo inscrito en la matrícula naval de Ceuta. Para el mando del nuevo buque se designó al capitán Tomás Bilbao.

El derrumbe de los fletes provocó que este buque permaneciera amarrado en el punto álgido de la crisis en un fiordo de Noruega, del que salió en diciembre de 1984 –cuando se cumplían diez años de su entrega– para su desguace en Kaohsiung (Taiwán), a donde arribó el 14 de febrero de 1985, siendo desmantelado a partir de marzo siguiente a manos del personal de la chatarrera Shueh Sheng Huat Steel.

De 139.872 toneladas brutas y 274.355 toneladas de peso muerto, medía 344,30 m de eslora total –325,30 m de eslora entre perpendiculares–, 53,70 m de manga y 26,40 m de puntal y 20,49 m de calado máximo. Estaba propulsado por dos turbinas de vapor Kawasaki UA-350, con una potencia de 32.000 caballos, que le permitía mantener una velocidad de 14 nudos, aunque en las pruebas de mar alcanzó 16,8 nudos. Código IMO 7386881.

El petrolero "Tarragona", en su fase de armamento a flote
El petrolero «Tarragona», en su fase de armamento a flote

Fotos: archivo de Alberto Mantilla

Anterior artículo

Un atentado irreparable contra el patrimonio de La Palma

Siguiente artículo

El gigante “Berge Stahl”, varado para desguace en Pakistán