De la mar y los barcosDestacado

El petrolero “Mundaca” (1977-1984), matrícula naval de Bilbao

A la última etapa de los grandes buques construidos en ASTANO pertenece el petrolero “Mundaca”, contratado por Naviera Vizcaína, una de las grandes empresas españolas del sector, que tenía su sede social en Bilbao, donde había fundada en 1956. En 1990, Repsol compró las acciones que estaban en manos de las familias Rotaeche y Cremades, con lo que la petrolera pública controlaba el cien por cien de la naviera vasca que sería fusionada con Repsol Petróleo y Repsol Butano, dando origen a Repsol Naviera Vizcaína. La nueva andadura tendría corto recorrido, pues en 1995 la empresa sería liquidada.

Este buque y su gemelo “Munguía” formaban parte de una serie de cuatro buques tipo VLCC (Very Large Crude Carrier). Los dos restantes recibieron los nombres de “Mónica María”, contratado por Naviera Letasa y “Tarraco Augusta”, que sería adjudicado a ENPETROL después de que se hubiera cancelado el contrato del armador original. Aunque los petroleros citados figuraban entre los mayores construidos en ASTANO, sin embargo de sus gradas habían salido otros de mayor tonelaje, caso de los ULCC de la clase “Santa María”, de 363.000 TPM.

El primer bloque de la quilla de la construcción nº 242 de ASTANO se puso en grada el 13 de mayo de 1976 y el 18 de diciembre siguiente se procedió a su botadura, con el ceremonial acostumbrado. Después de realizar sus pruebas de mar, se entregó el 20 de junio de 1977 y para el mando del nuevo buque, Naviera Vizcaína designó al capitán José Joaquín de Zorrozua y al jefe de máquinas Ángel Luis Sacarrera Alonso, siendo fletado a PETRONOR en la modalidad de viajes consecutivos.

Durante una parte de su vida operativa bajo bandera española realizó viajes al Golfo Pérsico y descargas en Bilbao, aunque con frecuencia PETRONOR fletaba el buque en el mercado spot, cerrando fletes inferiores para CEPSA y ENPETROL, de modo que obtenía un beneficio adicional favorecido por las primas por tonelada/milla que otorgaba la Administración, lo cual causaba un perjuicio económico a Naviera Vizcaína, que soportaba costes superiores. Con frecuencia, como señala Javier Arellano, los petroleros “Mundaca” y “Munguía” permanecían fondeados a la entrada del Golfo Pérsico esperando el cierre de contratos con refinerías españolas, afectados por los bajos niveles de fletes del mercado internacional.

En 1979 el petrolero “Mundaca” realizó dos viajes spot entre el Golfo Pérsico, Curazao e Italia, fletado por Scadsports y Texaco, aunque predominaron las paralizaciones al no disponer de viajes de retorno a España con cargas para PETRONOR y CEPSA, por lo que los buques realizaron viajes internacionales en condiciones económicas muy desfavorables. Mientras tanto, CEPSA y PETRONOR fletaban barcos extranjeros para descarga en refinerías españolas a precios internacionales mucho más favorables que los establecidos por la Administración, lo cual provocaría problemas financieros para Naviera Vizcaína.

En 1983 y después de intensas negociaciones se renovó el contrato de fletamento con PETRONOR para viajes sucesivos entre México y España, aunque en condiciones lesivas para Naviera Vizcaína, ya que la explotación del buque resultaba deficitaria debido al consumo y el coste elevado del combustible, cuyos gastos eran superiores al flete acordado. La situación se hizo insostenible y en 1984, cuando la regulación de empleo ya había hecho aparición entre el personal de tierra y flota, el petrolero “Mundaca” enarboló bandera liberiana y en el registro del Lloyd’s ostentó brevemente los nombres de “Ocean Cloud” (Pinto Shipping Inc.) y “Yucatan Valley” (Yucatan Shipping Inc). Agradecemos a nuestros amables lectores, especialmente a quienes tuvieron relación directa con estos buques y Naviera Vizcaína, que nos puedan aclarar las causas de este episodio.

En 1985, el petrolero “Mundaca” se vendió a la compañía Kuwait Oil Tanker Co. SAK, de Kuwait, siendo renombrado “Umm Al Madafa” y en 1986 se revendió a la compañía National Iranian Tankers, etapa en la que recibió el nuevo nombre de “Tochal”. El 19 de noviembre de 1987, en plena guerra del Golfo, fue atacado en dos ocasiones por la aviación iraquí, provocándole daños de cierta importancia. El 1 de junio de 1994, en viaje de Kharg Island a Europa cargado de crudo, soportó los efectos de un temporal a unas 90 millas al NE de Ciudad del Cabo, en el que perdió parte del bulbo y el rasel de proa, quedando a la espera de los remolcadores que lo llevaron a False Bay, donde transbordó la carga al petrolero “Oslo Princess”. Luego sería remolcado a Ciudad del Cabo y después de evaluar los daños y el coste de su reparación, en octubre de 1994 se tomó la decisión de venderlo para desguace, siendo desmantelado en Gadani Beach (Pakistán).

De 136.400 toneladas de registro bruto y 300.070 toneladas de peso muerto, medía 347,60 m de eslora, 53,60 m de manga, 28,70 m de puntal y 22,20 m de calado máximo. Estaba propulsado por un grupo de turbinas Bazán-Kawasaki tipo UA-360, con una potencia de 36.000 caballos que se transmitían por medio de una reductora a un eje y una hélice de gran diámetro y paso fijo, que giraba a 90 revoluciones por minuto, que le permitía mantener una velocidad de 15,6 nudos. Para la producción de vapor disponía de dos calderas a fuel, con una producción máxima de 82 toneladas/hora a 62 kg/cm2. La planta eléctrica estaba compuesta por un turbogenerador de 1.600 kW, un diésel-generador de la misma potencia y otro de emergencia de 50kW.

La capacidad de carga era de 416.000 metros cúbicos y para las operaciones de carga y/o descarga disponía de cuatro turbobombas de 4.000 m3/hora, dos bombas verticales de 450 m3/h y dos eyectores de 400/525 m3/hora. Disponía de un servicio de calefacción que podía mantener el crudo a una temperatura de 52ºC, equipo para limpieza de tanques, así como modernos sistemas de seguridad y un equipo de gas inerte que aprovechaba los gases de exhaustación de las calderas, capaz de suministrar 20.000 m3/hora. A su entrega obtuvo la máxima clasificación del Lloyd’s Register of Shipping (+ 100A1 Oil Tanker + UMS IG). Código IMO 7386922.

El petrolero “Mundaca”, inscrito en la matrícula naval de Bilbao, fue el primero construido en España que incorporaba el sistema integral de navegación de IBM, lo que le permitía programar la ruta a seguir con la utilización del piloto automático. Disponía de alojamiento para 43 tripulantes, más un camarote para el armador, otro para dos prácticos y cinco de reserva.

Bibliografía:

  • Díaz Lorenzo, Juan Carlos (2006). La estela del petróleo, p. 295. Consejería de Industria del Gobierno de Canarias. Santa Cruz de Tenerife.
  • Ferrer Arellano, Javier. “Naviera Vizcaína. Breve historia resumida”, publicado el 4 de diciembre de 2012 en el blog javierfarellano.blogspot.com
  • Petrolero “Mundaca”, publicado el 16 de julio de 2015 en el blog tecnologiamarítima.blogspot.com.
El petrolero "Muncada", entre castillos, sale por la ría de Ferrol
El petrolero «Muncada», entre castillos, sale por la ría de Ferrol
El petrolero "Mundaca", en su salida a pruebas de mar
El petrolero «Mundaca», en su salida a pruebas de mar
Este buque y su gemelo "Munguía" fueron los mayores de la flota de Naviera Vizcaína
Este buque y su gemelo «Munguía» fueron los mayores de la flota de Naviera Vizcaína
Daños estructurales en el bulbo y rasel de proa del petrolero "Tochal"
Daños estructurales en el bulbo y rasel de proa del petrolero «Tochal»

Fotos: Navantia Ferrol y vía Salvador Godar Moreira. Nuestro agradecimiento

Anterior artículo

Finnair regresa a España y empieza por Málaga

Siguiente artículo

Pullmantur Cruises vende su flota para desguace