De la mar y los barcosDestacado

El petrolero “La Niña” (1972-1979), matrícula naval de Huelva

La construcción número 230 de ASTANO corresponde al petrolero “La Niña”, construido por encargo de la Compañía Marítima Río Gulf, sociedad fundada en 1968, filial española de la multinacional Gulf Oil. El contrato se firmó el 22 de mayo de 1969, en una época dorada del astillero ferrolano, que había enfocado su actividad industrial hacia la construcción de grandes petroleros y este era uno de ellos, aunque fuera de los de menor tonelaje.

El 28 de abril de 1971 se procedió a la puesta de quilla y en menos de nueve meses, el 18 de diciembre del citado año resbaló por la grada con el ceremonial acostumbrado. Inscrito en la matrícula naval de Huelva, el 28 de abril de 1972 realizó las pruebas de mar y ese mismo día se entregó a su compañía armadora, siendo fletado en sus tres primeros años a intereses que gestionaba PETRONOR.

El capitán Camilo Álvarez Horas, que embarcó de alumno de puente en 1973, recuerda que cuando pisó la cubierta del petrolero “La Niña” por primera vez, “se hallaba pasando la garantía. Estaba de capitán Raúl Herran Ortigosa (qepd), primer oficial Jesús Oleaga Liñero, posteriormente  práctico de Bilbao; radiotelegrafista, Antonio Diosdado del Castillo, de Almería, que había naufragado  en  el “Ondárroa” en Dacca cuando la guerra de Bangla Desh. Estuve embarcado 13 meses seguidos hasta fin de prácticas cuando desembarqué en Filadelfia. Cargábamos en Escravos y en Cabinda con destino a Filadelfia y a Chiba en Japón. En una ocasión  descargamos en la monoboya de Huelva. Era un magnífico buque muy bien construido en Ferrol y  el tiempo  que pasé a bordo constituye una de las mejores experiencias de mi vida marinera”.

En marzo de 1974, cuando José Ricardo Rodríguez Montero embarcó de alumno de radio, el petrolero “La Niña” se encontraba descargando en la monoboya de la refinería de Huelva y finalizada la descarga se dirigió a Las Palmas de Gran Canaria, donde fondeó para hacer consumo y continuar viaje a Escravos (Nigeria), donde cargó crudo para Filadelfia. En la bahía de Delaware aligeraba parte de la carga a dos gabarras antes de remontar el río hasta el terminal de Gulf Oil. En el siguiente viaje cargó en Cabinda (Angola), entonces colonia portuguesa sometida a las guerrillas del FLEC, aunque no se registraron incidentes. Durante dos viajes consecutivos la descarga se realizó en Point Tupper, Nova Scotia, una terminal situada en el estrecho de Canso.

En 1979 el petrolero “La Niña” se vendió a la compañía Afran Transport Inc., siendo abanderado en Liberia con el nuevo nombre de “Afran Zenith”. En 1982 fue transformado en FPSO, condición que mantendría hasta el final de su vida marinera. En 1984, sin cambiar de nombre ni de bandera, pasó a Gulf Oil Trading Co. Ltd. y en 1986 a la sociedad Kupan International Co. En 1989 lo compró Chevron Internacional Ltd., iniciándose una etapa que habría de prolongarse hasta 2004, en que ostentó los nombres de “Chevron Zenith” y “Bellatriz Voyager”. En dicho año enarboló la contraseña de la sociedad liberiana Shipping Logistic Inc. y, primero con el nombre de “Muadi” y después con el de “Aditi”, en noviembre de 2008 se vendió para desguace.

De 53.865 toneladas brutas y 96.830 toneladas de peso muerto, medía 268,50 m de eslora total –252 m de eslora total entre perpendiculares–, 39 m de manga y 18,50 m de puntal. Propulsado por un motor Sulzer 9RND90 de 20.700 caballos de potencia sobre un eje, mantenía una velocidad de 16 nudos. Código IMO 7129611.

Debido al escaso francobordo cuando iba a plena carga, las olas barrían con facilidad la cubierta
Debido al escaso francobordo cuando iba a plena carga, las olas barrían con facilidad la cubierta

Fotos: FotoFlite y José Ricardo Rodríguez Montero

 

Anterior artículo

El avión Douglas DC-9 –14 de Iberia solo voló en la publicidad

Siguiente artículo

Recordando el encuentro Velas Latinoamérica 2018