De la mar y los barcosDestacado

El petrolero “Elcano” (1919-1938), pionero de la flota de CAMPSA

A la etapa fundacional de CAMPSA pertenece el petrolero “Elcano”, un barco que, por su aspecto bien podría decirse que se trataba de un clásico carguero convencional de la época, con ciudadela y máquina al centro. Ese, en realidad, había sido su origen como tipo standard A y B, solo que salió a navegar como petrolero tipo AO dotado con tanques en cuatro bodegas y entró en servicio en julio de 1918 bautizado con el nombre de “War Master”.

Construido en el transcurso de la Primera Guerra Mundial por encargo del Shipping Controller, previendo las repercusiones que la contienda podría tener en el aprovisionamiento aliado, de su gerencia se hizo cargo la célebre Anglo Saxon Petroleum Co. Ltd., con sede en Londres.

Construcción número 505 del astillero Vickers Armstrong, factoría de Barrow in Furness, era un buque de 5.199 toneladas brutas, 3.106 toneladas netas y 7.000 toneladas de peso muerto, siendo sus principales dimensiones 121,90 m de eslora, 15,98 m de manga, 8,68 m de puntal y 7,71 m de calado. Estaba propulsado por una máquina alternativa de triple expansión, con una potencia de 1.300 caballos y andaba una velocidad de 11 nudos.

Terminada la guerra, se vendió a finales de 1919 a la Sociedad Comercial de Oriente, fundada el 2 de septiembre del citado año en San Sebastián y controlada por la Compañía General de Tabacos de Filipinas, una de las empresas señeras del segundo marqués de Comillas, junto a Compañía Trasatlántica. Abanderado en España y renombrado “Elcano”, quedó inscrito en la matrícula naval de la capital donostiarra.

En 1928 pasó a formar parte de la recién creada CAMPSA, con lo que cesó el tráfico petrolero de la citada Sociedad Comercial de Oriente, que aportó, forzada por la nueva situación, otros dos petroleros a la recién nacida Compañía Arrendataria del Monopolio de Petróleos, llamados “Conde de Churruca” y “Arnús”, que serían renombrados “Remedios” y “Badalona”. Sota & Aznar vendió el petrolero “Artza Mendi” –renombrado “Zorroza”– y procedentes de la Compañía Vasco Valenciana de Navegación llegaron los buques “Eduardo”, “Ebros”, “Tiflis” y “Ophir”.

El petrolero “Elcano” estuvo dedicado a la importación de crudo desde los puertos petroleros del Mar Negro y también productos refinados, que distribuía entre las factorías que entonces existían en los principales puertos de la Península. Figura, asimismo, entre los primeros petroleros que cargaron refinado en la recién inaugurada refinería de CEPSA en Tenerife, a finales de 1930.

En julio de 1936 quedó incautado y militarizado por el Gobierno de la República y realizó varios viajes a puertos soviéticos del Mar Negro. En julio de 1937 zarpó de Cartagena con una tripulación voluntaria –que sería recompensada con la Medalla del Deber– para un nuevo viaje en el que cargó completo de combustible, cajas de munición y un avión desmontado con destino al puerto de Santander. Con el falso nombre de “Juanita” y enarbolando bandera británica cruzó el Estrecho de Gibraltar, burlando así la vigilancia de la flota nacional.

Como quiera que el capitán del petrolero “Elcano” era conocedor del bloqueo al que estaba sometido el puerto de Santander, decidió entrar en Gijón, aprovechando que había mal tiempo. Allí se encontraba cuando resultó atacado en un bombardeo de la aviación nacional el 20 de octubre de 1937, que provocó un incendio y serios daños, por lo que se tomó la decisión de sacarlo fuera del puerto de El Musel y encallarlo frente a Jove.

En la madrugada del 22 de octubre las tropas nacionales ocuparon el puerto de El Musel. Allí se encontraban hundidos el destructor “Císcar”, el buque de bandera panameña “Reina” y los vapores “Sama” y “Sotón”, de la Sociedad Metalúrgica Duro Felguera.

La Comisión de la Armada para Salvamento de Buques trató de recuperar el petrolero “Elcano”, lo que se convirtió en un serio problema ante el lamentable estado en que se encontraba, siendo finalmente reflotado el 20 de octubre de 1938 y remolcado al anterior del puerto por el remolcador “Argos”. Viendo que no era factible su reconstrucción, finalmente se vendió en subasta el 30 de noviembre siguiente y se procedió a su desguace.

Recién abanderado en España con el nombre de «Elcano»
Remolcado tras su reflotamiento en aguas de Gijón

Bibliografía

Díaz Lorenzo, Juan Carlos (2006). La estela del petróleo. Consejería de Industria del Gobierno de Canarias. Santa Cruz de Tenerife. 

González Echegaray, Rafael (1977). La Marina Mercante y el tráfico marítimo en la guerra civil. Ediciones San Martín, Madrid.

Martínez Gil, Alfonso (1977). Cincuentenario de la flota del Monopolio de Petróleos (1927-1977). Delegación del Gobierno en CAMPSA. Ministerio de Hacienda, Madrid. 

Rodríguez Aguilar, Manuel. “El petrolero Elcano”, publicado el 2 de noviembre de 2008 en vidamaritima.com

Fotografías: archivo de Manuel Rodríguez Aguilar

Anterior

El volcán da algunas señales de cansancio, pero no afloja

Siguiente

El nuevo catamarán de Balearia toma forma en Armón Gijón