De la mar y los barcosDestacado

El petrolero “Bilbao” (1962-1982), emblema de Naviera Vizcaína

A la historia de Naviera Vizcaína, una de las más importantes empresas navieras vascas del siglo XX, pertenece la memoria del petrolero “Bilbao”, que fue el tercer buque de su flota y el primero del tipo Z del Plan de Nuevas Construcciones de la Empresa Nacional Elcano que enarboló su contraseña, aunque el proyecto era del astillero italiano Ansaldo. Tuvo un gemelo llamado “Guernica” y a su entrega ambos fueron durante un tiempo los mayores de la flota mercante española y pertenecían a la matrícula naval de Bilbao.

Construcción número 110 del astillero de la Empresa Nacional Bazán, factoría de Ferrol, el 12 de abril de 1960 se procedió a la puesta de quilla y justo un año después, el 15 de abril de 1961, resbaló por la grada con el ceremonial acostumbrado. Después de realizar las pruebas de mar, el 31 de enero de 1962 fue entregado a su armadora, fecha en la que inició su productiva vida comercial en las rutas del crudo para el suministro de la refinería de REPESA en Escombreras, haciendo viajes para cargar en el Golfo Pérsico y norte de África, hasta el cierre del canal de Suez, pasando después al tráfico de crudo desde Libia, Argelia, Turquía y la URSS, importando petróleo para las refinerías de REPESA, CEPSA y Petrolíber.  

Buque de elegante estampa marinera, con puente al centro y máquina a popa, como bien señala el ingeniero naval Javier Ferrer Arellano, la construcción de este petrolero marcó un hito en la historia de la Marina mercante española por su calidad, buena ejecución y materiales empleados, de modo que, durante años, fue una de las referencias más importantes de Bazán Ferrol.  

En 1967 sufrió una avería en Mombasa cuando remontaba un río y rompió una pala de la hélice, por lo que quedó sin propulsión. A pesar de las dificultades, la tripulación, dirigida por el inspector Manuel Orbea, con los medios propios del buque, logró cambiar a flote la hélice averiada por la de respeto. Asimismo, es preciso recordar la participación de su tripulación -capitán, Luis Villanueva Santaulari- en la extinción del incendio declarado el 1 de octubre de 1969 en la refinería de Escombreras, bombeando agua de mar con sus potentes turbobombas de carga.

Debido a la crisis del petróleo y el fuerte aumento del precio del fueloil, en la segunda mitad de los años setenta la explotación de los petroleros “Bilbao” y “Guernica” se hizo difícil, debido al elevado consumo de las turbinas de vapor, por lo que estuvo dedicado al tráfico de crudo asfáltico, lo cual requería de calefacción y, por tanto, se trataba de un flete superior que compensaba las gastos de explotación. Etapa en la que realizó varios viajes a Venezuela, aunque con paradas por falta de fletes.

En abril de 1981 quedó amarrado en el puerto de Vigo, pendiente de destino, decidiéndose finalmente venderlo para desguace. En abril de 1982, tras la estela del remolcador “Reres”, arribó a Gandía, Valencia, donde poco después se procedió a su desmantelamiento a manos del personal de Hierros Varela.

De 21.592 toneladas brutas, 9.830 toneladas netas, 33.625 toneladas de peso muerto y 43.950 toneladas de desplazamiento, medía 200,27 m de eslora total, 26,55 m de manga, 14,22 m de puntal y 8,40 m de calado. Estaba propulsado por dos turbinas de vapor Parsons, que tomaban vapor de igual número de calderas y desarrollaban una potencia máxima de 15.500 caballos sobre un eje, que le permitía mantener una velocidad de 16 nudos.

El petrolero "Bilbao", en sus pruebas de mar
El petrolero «Bilbao», en sus pruebas de mar

Bibliografía:

Díaz Lorenzo, Juan Carlos (2004). Empresa Naviera Elcano. Seis décadas de historia. p. 324. Empresa Naviera Elcano. Madrid.  

Ferrer Arellano, Javier (2012). Naviera Vizcaína. Breve historia resumida. Disponible en javierarellano.blogspot.com.

Fotos: vía tecnología-marítima.blogspot.com.

Anterior artículo

A la sombra del centenario pino de Santo Domingo

Siguiente artículo

Flota de la CAVN: “Trujillo” (1977-1993)