Acontecer marítimoDestacado

El nuevo ferry de Trasmediterránea cumple plazos

La varada del buque de Trasmediterránea que se encuentra en fase de armamento en Talleres Vulcano, Vigo, constituye uno de los hitos importantes del proceso. Ahora corresponde la inspección de la obra viva, chorreado e imprimación del casco –lleva a flote algo más de cuatro años–, montaje de los ejes de cola, hélices y timones, mientras se trabaja en su habilitación interior. La previsión es que entre en servicio en el verano de 2018.

El pasado 28 de abril se firmó en Madrid el contrato entre Trasmediterránea, Banco Santander, ICO, PYMAR y Talleres Vulcano para la terminación de este buque, que es la tabla de salvación del astillero gallego hasta su entrega. A partir de entonces se fijó un plazo de 14 meses de trabajo hasta su entrega oficial.

El buque mide 139 m de eslora y podrá mantener una velocidad de 22 nudos, propulsado por dos motores que suman una potencia de 34.560 caballos. Tendrá capacidad para 1.500 pasajeros, 450 vehículos y 600 metros lineales de carga rodada, con un registro bruto aproximado de 14.500 toneladas. Dispondrá de modernos interiores con innovadoras instalaciones para ofrecer al pasajero una experiencia agradable, así como piscina, bares, zona de restauración y una zona VIP. Código IMO 9430105.

La construcción de este buque, contratado en enero de 2007 y conocido en el sector como Viking ADCC (All seasons Day Cruising and Commuting), se canceló en febrero de 2010 después de los prolongados retrasos debido a las dificultades financieras por las que atravesaba el astillero sevillano, que desembocaron en su cierre a finales de 2011. Iniciados los trabajos en diciembre de 2007, el 6 de mayo de 2008 se procedió a la puesta de quilla. Su entrega estaba prevista para 2009 y relevaría al ferry «Rosella» en la línea Mariehamn-Kapellskar.

El casco se encontraba en grada en el astillero sevillano y el 25 de mayo de 2013 se procedió a su botadura, después de que se llegara a un acuerdo con sus inmediatos acreedores, Banco Santander y la Autoridad Portuaria de Sevilla. A mediados de junio llegó a la ría de Vigo tras la estela del remolcador “Sertosa Dieciocho”. Talleres Vulcano, empresa propiedad de la familia Santodomingo, se planteó esta adquisición como una inversión. La terminación del buque supone una carga de trabajo de unas 800.000 horas.

Foto: Xosé Soto

Anterior artículo

El buque frutero noruego "Burgos" (1954-1968)

Siguiente artículo

Armas recupera la alta velocidad entre las capitales canarias