Acontecer marítimoDestacado

El naufragio de la fragata “Gneisenau” en la memoria de Málaga

A la historia trágica de la ciudad de Málaga pertenece el naufragio de la fragata alemana “Gneisenau” –comandante, capitán de fragata Krestchmann–, que arribó el 13 de noviembre de 1900, con 51 guardiamarinas y 210 grumetes que recibían adiestramiento en un crucero de instrucción para su formación como futuros oficiales y marineros.

Previamente había desembarcado una embajada en Marruecos y tres días después de su llegada al puerto de Málaga se levantó un temporal que fue arreciando y provocó que el buque se fuera acercando al espigón, donde encalló y se hundió provocando la muerte de 41 miembros de la dotación y otros cien resultaron heridos de diversa gravedad.

El 19 de diciembre, el comandante del buque recibió cristiana sepultura en el cementerio inglés de Málaga, y allí reposan también los restos mortales de los demás infortunados tripulantes. El 24 de diciembre, los supervivientes embarcaron en el buque “Andalucía” que regresaba de China en viaje a Alemania, a donde arribaron el 2 de enero de 1901, después de una complicada travesía debido al mal tiempo reinante.

La ciudad de Málaga se volcó en la ayuda a la dotación de la fragata alemana. La prensa europea se hizo eco de la noticia y ponderó la valerosa y desinteresada actitud del pueblo malagueño. El 3 de enero de 1901, la reina regente otorgó  a la ciudad el titulo de Muy Hospitalaria en reconocimiento a su arrojo y valentía ante un suceso que conmocionó especialmente a España y Alemania.

En gesto de agradecimiento, Alemania donó el puente de hierro de la capital malacitana, llamado “puente de los alemanes”, que se conserva con mucho cariño. Cuando vienen barcos de guerra alemanes al puerto de Málaga, es frecuente que se rindan honores en el cementerio donde reposan los compatriotas muertos en el naufragio. 

Acceso al cementerio inglés de Málaga
Acceso al cementerio inglés de Málaga
Plano del recorrido del cementerio inglés
Plano del recorrido del cementerio inglés
Tumbas del comandante e ingeniero de la fragata alemana "Gneisenau"
Tumbas del comandante e ingeniero de la fragata alemana “Gneisenau”
Bajorrelieve con la imagen de la fragata naufragada
Bajorrelieve con la imagen de la fragata naufragada
El cementerio conserva en estado de decoro las tumbas de los infortunados marinos
El cementerio conserva en estado de decoro las tumbas de los infortunados marinos

Fotos: José Julián Pérez Matéu

Anterior

Navantia San Fernando pone a flote la corbeta árabe “Jazan”

Siguiente

DINA se ocupa del desguace del remolcador “Gaudí”