Acontecer marítimoDestacado

El lugre portugués “Santa María Manuela”, en Tenerife

El lugre portugués “Santa María Manuela”, uno de los últimos barcos de su clase dedicados a la pesca del bacalao y desde hace unos años buque-escuela del Grupo Jerónimo Martins –mientras que su gemelo “Creoula” pertenece a la Armada de Portugal–, se encuentra de escala en el puerto de Santa Cruz de Tenerife, donde comparte atraque con varios vistosos yates. 

El antiguo bacaladero de la Flota Blanca Portuguesa fue construido en el astillero Uniao Fabril, en Lisboa y entró en servicio en 1937. Arbola cuatro palos con aparejo de goleta en un casco de 67,40 m de eslora, 9,90 m de manga, 5,90 m de puntal y 4,70 m de calado, con un registro bruto de 666 toneladas. Puede desplegar una superficie vélica de 1.244 metros cuadrados y para las maniobras y tiempos de calma chicha dispone de un motor de 400 caballos.

En 1994 fue salvado del abandono y el desguace gracias a la acción mancomunada de un grupo de 17 empresas e instituciones públicas y privadas de Portugal, que se unieron en la Fundación Santa María Manuela. En 2007, la empresa Pascoal e Filhos se convirtió el gestora del buque, comprometiéndose a su restauración, que finalizó en 2010 en el astillero Factoría Naval de Marín, Pontevedra, cuyo excelente resultado se puede comprobar desde entonces.

Foto: Ramón Acosta Merino para puentedemando.com

Anterior

El carbón como alternativa al mineral tras el desplome chino

Siguiente

“Blackford Dolphin” llega a Las Palmas desde México, a reparar