De la mar y los barcosDestacado

El grave accidente del ferry “Ciudad de Sevilla” (1982)

Se han cumplido 40 años del grave accidente sufrido por el ferry “Ciudad de Sevilla” en aguas de Palma de Mallorca. En la noche del 18 de octubre de 1982, el citado buque de la serie “canguro” de Compañía Trasmediterránea zarpó del puerto de Barcelona con 280 pasajeros a bordo y al amanecer del día siguiente, cuando se encontraba a dos millas de la entrada del puerto de Palma, se produjo un “blackout” en el cuadro eléctrico que provocó la parada de los motores y dejó el buque sin gobierno y a la deriva.

Ante la imposibilidad de fondear donde se encontraba, por tratarse de una zona de protección de cables telefónicos sumergidos, un remolcador intentó darle remolque por dos veces sin conseguirlo, por lo que, estando próximo a la costa, fondeó el ancla de babor que no encontró tenedero, y el buque abatió sobre la costa debido al mal tiempo reinante y tocó fondo en la Punta d´es Grells, quedando con una escora de 14 grados a babor y con la sala de máquinas inundada como consecuencia de la apertura de una vía de agua por el lado de estribor. Esta difícil situación hizo temer que el buque se partiera en dos y provocara su pérdida total.

Con ayuda de la Cruz Roja del Mar, Comandancia Militar de Marina y de los bomberos de Palma, fueron evacuados todos los pasajeros sin que, afortunadamente, se produjeran daños personales, ni entre el pasaje ni la tripulación, a excepción de algunos casos aislados de nerviosismo, que no precisaron asistencia médica.

Compañía Trasmediterránea inició inmediatamente las gestiones para su reflotamiento y cuatro entidades españolas presentaron oferta conjunta para proceder al salvamento del buque siniestrado: Extranasa, de La Coruña, Trasumar de El Ferrol, Remolcanosa, de Vigo y Santa Cruz, de La Coruña, de acuerdo con la fórmula “non cure non pay”. Finalmente, las tareas fueron encomendadas a la entidad holandesa Smit Tak, que procedió a las operaciones de descarga de la mercancía y enseres del buque susceptibles de ser extraídos y a los trabajos encaminados al reflotamiento del buque.

El 5 de diciembre, después de 48 días del accidente, se consiguió el reflotamiento del buque “Ciudad de Sevilla” y quedó fondeado con la ayuda de tres remolcadores. El día 7 fue remolcado a Cartagena y entró en dique seco para proceder a los trabajos de taponamiento del casco, así como el desmonte de los motores principales y auxiliares para su reparación en la misma factoría en la que habían sido fabricados.

Bazán dejó al buque en las mínimas condiciones para ser remolcado sin riesgo al astillero Unión Naval de Levante, lo que se realizó el 4 de julio de 1983. Tres días después el buque fue varado en dique seco para proceder a la reparación de la obra viva, dañada en un 50%, reparación que finalizó el 17 de marzo de 1985. El buque fue devuelto a Compañía Trasmediterránea el 17 de marzo de 1985, fecha en la que reinició la línea Valencia-Palma.

Fotos: archivo de Laureano García Fuentes

 

Anterior

El volcán da algunas señales de cansancio, pero no afloja

Siguiente

El nuevo catamarán de Balearia toma forma en Armón Gijón

Sin comentario

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *