Acontecer marítimoDestacado

El golfo de Guinea, cada vez más peligroso para los mercantes

El Golfo de Guinea sigue siendo una zona muy peligrosa para los buques mercantes, donde tienen lugar más del 90% de los secuestros de marinos en todo el mundo, según los datos del último informe sobre piratería de la Oficina Marítima Internacional (IMB) de ICC, correspondiente al primer semestre de 2020. En este periodo un total de 77 tripulantes fueron secuestrados o tomados como rehenes.

Desde el 1 de enero hasta el 30 de junio de 2020 se registraron en todo el mundo un total de 98 incidentes de piratería y robo a mano armada, frente a 78 en el segundo semestre de 2019. Según el centro de información de piratería de IMB, se produjeron 81 abordajes, un buque fue secuestrado, siete recibieron disparos y se registraron diez ataques fallidos adicionales.

En lo que va de año, 49 tripulantes han sido secuestrados en aguas del Golfo de Guinea y retenidos en tierra por periodos de hasta seis semanas. Estos casos van en aumento, con 32 secuestros solo en los últimos tres meses, y los ataques en esta zona se están produciendo cada vez más lejos de la costa, con dos de cada tres incidentes registrados en la franja entre las 20 y las 130 millas.

En Somalia y el golfo de Adén no se han producido incidentes de piratería durante el primer semestre de 2020 manteniendo la cifra de cero ataques registrados en 2019, aunque, según alertan desde el IMB, es importante recordar la importancia de seguir las prácticas recomendadas BMP5 ya que “los piratas somalíes siguen teniendo la capacidad y los medios para organizar ataques en el Océano Índico”.

IMB destaca el importante papel que juega la difusión de la información sobre los ataques piratas en todo el mundo para poder llevar a cabo una respuesta rápida de las agencias de seguridad. La recopilación de estadísticas precisas y la distribución de la información de forma gratuita en colaboración con los centros regionales, permite una asignación de recursos más eficiente para la lucha contra este problema global.

Foto: cedida

Anterior artículo

Asko contrata dos ro-ro eléctricos para el fiordo de Oslo

Siguiente artículo

Una foto de familia de los primeros pasajeros de Iberia