Acontecer marítimoDestacado

El fondeadero de Tenerife, un recurso desaprovechado

No siempre la presencia de los grandes metaneros y otros buques en aguas del antepuerto de Santa Cruz de Tenerife está relacionada con el suministro de combustible, aunque ese sea una de sus funciones principales. Hay ocasiones para relevos de tripulantes e incluso para desembarcar o embarcar inspectores o, como en el caso del buque “LNG Lokoja”, a desembarcar a un técnico, como ha sucedido hoy. El servicio de falúas del tráfico interior le ha dejado en el atraque en el que el consignatario le ha llevado al aeropuerto para que siga su destino.

El puerto de Santa Cruz de Tenerife tiene un magnífico fondeadero natural al resguardo de la cordillera de Anaga, que es muy apreciado por los capitanes. Lástima que la miopía comercial y la petulancia política de la Autoridad Portuaria, plácidamente acomodada en su poltrona, les impida, ante su manifiesta falta de interés –contrariamente a lo que tuvo en otro tiempo no muy lejano–, salir a la búsqueda de nuevos clientes y fidelizarlos. Porque está claro que los barcos no vienen solos y a los consignatarios hay que respaldarlos con hechos y no con palabras que se lleva el viento.

Foto: Ramón Acosta Merino

 

Anterior artículo

Premio internacional para el fast ferry más moderno del mundo

Siguiente artículo

Los malos humos del remolcador “VB Tenerife”