Acontecer marítimoDestacado

El ferry “Majestic”, primero de GNV que instala “scrubbers”

GNV ha completado la instalación de scrubbers en el ferry “Majestic”, el primero de los ocho buques de su flota que serán modificados con este sistema de purificación de los gases de escape. Esta es la nueva imagen que presenta el citado buque tras la remodelación de su chimenea en su primera escala en el puerto de Barcelona. Ello permite una reducción estimada del 80% en las emisiones de óxido de azufre de los gases de escape respecto a los límites legales vigentes (del 0,5% al ​​0,1%) y 15 a 35 veces en comparación con disposiciones regulatorias anteriores (que varían entre 1,5% y 3,5%).

Las obras de los otras siete buques de GNV están previstas para el primer semestre de 2021 y supondrá, en conjunto, una inversión de unos 90 millones de euros, destinados a hacer más ecológica la flota de GNV.

Los trabajos de instalación de scrubbers en el ferry “Majestic” se han realizado en el astillero Nuova Meccanica Navale, una empresa napolitana con más de 50 años de experiencia en reparación, reconversión y mantenimiento naval e industrial. Esta operación confirma la vanguardia tecnológica y operativa del clúster marítimo de Campania.

En la instalación participaron unos 120 trabajadores cada día, que han sumado algo más de 150.000 horas de trabajo y 18.000 metros lineales de cables tendidos, casi 1.700 metros lineales de tubos de fibra de vidrio y acero, 400 metros cuadrados de aislamiento y unas 270 toneladas de hierro forjado.

La instalación de scrubbers en los ocho ferries de GNV tiene como objetivo fortalecer aún más la presencia e inversiones en la red Autostrade del Mare (Autopista del Mar), un excelente centro intermodal de conexión con la cuenca mediterránea.

En los últimos años, la Compañía se ha centrado en la logística sostenible en el Mediterráneo interviniendo no solo en la eco-sostenibilidad de la flota, sino al mismo tiempo llevando a cabo numerosos proyectos encaminados a mejorar y potenciar los servicios terrestres y embarcados, aumentando la frecuencia y capacidad comercial de las rutas. e implementar nuevas tecnologías ITS, reduciendo así los tiempos de la cadena intermodal y favoreciendo el desplazamiento modal del tráfico pesado de la carretera al mar con una importante reducción de los costos externos en beneficio de toda la comunidad.

En este sentido, GNV recibió en 2019 de RINA –por segundo año consecutivo– la certificación del estudio Validación del Cálculo del Índice de CO2 realizado en base a los cálculos presentados por la Compañía en sus propias líneas, que registró una importante reducción de emisiones de CO2.

Foto: Jordi Montoro

Anterior artículo

Estreno del ferry “Ciudad de Valencia” en el puerto de Arrecife

Siguiente artículo

Una marea negra, herencia del buque “Wakashio” en Mauritius