Del país de FinlandiaDestacado

El elegante “Bore”, icono de la Marina Mercante de Finlandia

Desde el comienzo de su vida marinera, en abril de 1960, el elegante buque “Bore” ha estado siempre vinculado con la histórica ciudad de Turku, la antigua capital de Finlandia. En su actual etapa, adquirido en agosto de 2010 por la sociedad Oy S/S Borea Ab y recuperada su estampa de antaño, desde enero de 2011 se encuentra atracado a orillas del río Aura, junto al Museo Marítimo de Turku, como hotel flotante y museo de la historia de este icono de la Marina Mercante del país nórdico, cometido en el que tiene bastante éxito.

Aunque el buque “Bore” está pintado de nuevo con sus colores corporativos originales, nuestros lectores podrán reconocer fácilmente a un viejo conocido de los puertos españoles y, en especial, de los puertos canarios. Entre 1987 y 2010 ostentó el nombre de “Kristina Regina” y enarboló la contraseña de la desaparecida compañía finlandesa Kristina Cruises, que tiene en su haber, entre otros hitos, su presencia en los fastos de inauguración el 11 de diciembre de 2002 del nuevo puerto de Tazacorte.

Este buque elegante tiene su origen en una iniciativa del magnate naviero Hans von Retting, presidente de Bore Shipping Co. (Hoyrylaiva Oy Bore-Angfartygs Ab Bore), que decidió construir un nuevo buque insignia de aspecto majestuoso para cubrir la línea regular entre Turku y Estocolmo. En el proyecto se definió que tendría dos chimeneas y propulsión de vapor, siguiendo de ese modo la tradición de la época gloriosa de los grandes trasatlánticos.

Construcción número 353 del astillero de la ciudad de Oskarshamn (Suecia), el 19 de marzo de 1959 se procedió a su botadura con el nombre de “Bore”, ceremonia en la que actuó de madrina la señora Kim von Right. En abril de 1960 realizó sus pruebas de mar en el tránsito entre Oskarshamn y Nynäshamn, en las que alcanzó una velocidad de 16 nudos, procediéndose a su entrega a la citada Bore Shipping Co., con sede en Turku (Finlandia).

Se trataba, entonces, del último buque de pasajeros a vapor construido en Escandinavia. El 12 de abril de 1960 se estrenó en la línea Turku-Mariehamn-Estocolmo y poco después de su entrega, Bore Shipping Co. se fusionó con otras compañías que dieron forma a Silja Lines, una de las grandes navieras de Finlandia.

Desde septiembre de 1966 realizaba, además, cruceros de turismo de fin de semana, a los que son muy aficionados tanto los finlandeses como los suecos, a la capital del archipiélago Aland y a partir de 1967 atendió las líneas Estocolmo-Helsinki, Estocolmo-Turku y  Turku-Långnäs-Estocolmo.

El 27 de julio de 1970 colisionó cerrado en niebla con el buque de bandera holandesa “Edda” en aguas del archipiélago de Turku, resultando ambos con daños menores en la proa. En 1972 se remodeló añadiéndole un mayor número de camarotes y una estructura adicional en el salón comedor de proa. De nuevo volvió a navegar en la línea Estocolmo-Helsinki, en la que permaneció hasta agosto de 1976, cuando Silja Lines redujo sus servicios y como resultado del cierre del puerto base donde operaba su asociada, el buque “Bore” se vendió en octubre de 1977 a Oy Jakob Lines Ab, con sede en Pietarsaari, ciudad de la costa oeste de Finlandia.

Tras una varada en el astillero Finnboda (Suecia), en noviembre del citado año se reincorporó con el nuevo nombre de “Borea”, con la intención de cubrir durante los próximos años la línea regular entre Pietarsaari y Skelleftea, aunque en realidad salió de ella en varias ocasiones para atender fletamentos, entre ellos un viaje organizado por la ciudad de Vaasa para ferias comerciales en Kiel, la campaña de “viajes de compras navideñas” de 1978, un flete de Fred. Olsen Ltd. como hotel del personal de plataformas petroleras en las Islas Hébridas (1979-1980), viajes entre Turku, Visby y Tallin (1980), un flete al servicio de Folkline para la línea Kaskö-Gävle (1981), que resultó un desastre; un crucero de representación de la ciudad de Umeå a Elsinore (1981) en el que a la salida del primer tocó fondo, aunque el daño fue menor; y una estancia como hotel flotante en Argelia por cuenta de una empresa canadiense para los trabajadores de un monumento a la liberación de África (1981-1983).

En enero de 1984 el buque regresó a Finlandia y en abril se revendió a Aura Line para restablecer la línea regular Turku-Estocolmo, aunque su nuevo armador no pudo cumplir con los términos del contrato, aunque en mayo apareció otro comprador, Ab Helsinki Steamship Company Ltd (Oy Henry Nielsen Ab), que a su vez lo fletó a Aura Line para la citada línea. No hubo suerte en esta etapa, pues en octubre se produjo la quiebra de la citada empresa lastrada por una deuda de nueve millones de marcos finlandeses.

Un año después, en octubre de 1985, el buque “Borea” se vendió a la compañía liberiana Aqua Culture Industries Inc., una sociedad canadiense controlada por Vanderbilt Steamship Co., con sede en Vancouver, para su transformación en un crucero de turismo exclusivo con capacidad para 118 pasajeros. Para esta nueva etapa se proyectaba renombrarlo “Vanderbilt”, pero la iniciativa fracasó y el buque permaneció amarrado en el puerto de Turku, donde permaneció amarrado hasta su venta, en enero de 1987, a la sociedad Rannikkolinjat Oy, con sede en Kotka y en marzo del citado año se entregó a su nuevo propietario.

“Kristina Regina”

Renombrado en abril de 1987 “Kristina Regina”, en el mes de julio viajó al astillero de Wärtsila en Kotka para proceder a su remotorización, sustituyendo la propulsión original por dos motores diésel Wärtsilä Vaasa 12V22D MD-C, con una potencia de 3.240 kW, lo que le permitió alcanzar una velocidad de 17 nudos en las pruebas de mar. Esta operación y una remodelación para su nuevo cometido turístico supuso una inversión de 15 millones de marcos finlandeses. Durante su estancia en el astillero se produjo un incendio en la cocina, aunque el cierre de las puertas estancas impidió que el fuego se propagara.

El 22 de abril de 1988 la familia Partanen presentó oficialmente el buque “Kristina Regina” en el puerto de Kotka y el día 28 se reestrenó con un crucero de Visby, Leningrado, Riga y Tallin, iniciando así una nueva etapa que amplió con viajes a Copenhague y Norrköping.

En la temporada de invierno de 1988-1989, el buque “Kristina Regina” fue sometido a una completa remodelación en el astillero Holming de Rauma, en la que se retiraron todos los camarotes que carecían de baño y en su lugar se instalaron 120 camarotes nuevos con los servicios necesarios. La cubierta del garaje se reconvirtió en una sala de conferencias y cine con capacidad para 250 plazas y se instaló una tienda libre de impuestos en la tercera cubierta, así como una espaciosa sauna en la cubierta inferior.

En octubre de 1990 se registró oficialmente a nombre de la sociedad Kristina Cruises Oy, con sede en Kotka (Finlandia). Renovado a comienzos de 1992, se sucedieron los viajes en el área citada y en junio de 1993 realizó un crucero especial desde Copenhague para participar en los actos conmemorativos del 50º aniversario del Día D en el Canal de la Mancha.

En enero de 1995, Kristina Cruises reconocía una deuda de 64 millones de marcos finlandeses, por lo que solicitó una reorganización corporativa, siendo absorbida por Arsenal, una entidad finlandesa de gestión para empresas en crisis. En mayo de 1996 reanudó los cruceros por el Mar Báltico, que extendió en 1998 a los fiordos de Noruega.

En enero y febrero de 1999 se remodeló la cubierta del puente para instalarle seis nuevas mini suites, que incluía una sala de estar privada. A partir de marzo aparece en el Mediterráneo y en abril de 2000 arribó por primera vez al puerto de Málaga en un viaje procedente de Helsinki.

En 2001 llegó internet a bordo y en la temporada de invierno de 2002 arribó a Canarias y Madeira, mientras durante el verano viajaba por el Báltico. En junio de 2005 recaló en Cádiz y de nuevo bajó a Canarias, donde dejó un grato recuerdo durante varias campañas consecutivas, consignado por Hamilton y Cía.

En la temporada de 2005 eligió cruceros por el Mediterráneo y el Mar Rojo, que no tuvieron éxito. El 8 de junio de 2006, a la salida del puerto de Mahón, una parada de motores provocó que el buque chocara contra un pantalán y hundiera a un velero, resultando con daños menores en la proa.

En 2010, cuando Kristina Cruises había decidido la adquisición del buque que se llamaría “Kristina Katarina” y que llevaría a la ruina a la compañía finlandesa, el histórico buque “Kristina Regina” se vendió a la sociedad Oy S/S Borea Ab, con sede en Turku. El 18 de agosto realizó su última escala en St. Petersburg y tres días después zarpó de Helsinki en su último crucero a Tallin, desde donde regresó a Kotka y después siguió a Naantali, siendo entregado el día 29 de citado mes a sus nuevos propietarios.

De 4.295 toneladas brutas, 1.688 toneladas netas y 870 toneladas de peso muerto, mide 99,38 m de eslora total, 15,28 m de manga y 5,26 m de calado. En su origen, el buque estuvo propulsado por un sistema que combinaba una máquina de cuádruple expansión y una turbina Götaverken, con una potencia de 3.920 caballos sobre un eje que le permitía mantener una velocidad de 16 nudos. El garaje, bien disimulado en la estructura del buque, tenía capacidad para 50 coches y cuatro autobuses. En su última etapa dispone de 119 camarotes y puede alojar a un máximo de 254 pasajeros, ahora huéspedes. Código IMO 5048485.

Es un barco bonito, elegante, bien proporcionado. Propio de otra época
Visto por la aleta de babor, en su etapa como «Kristina Regina»
En su etapa como «Krsitina Regina». Su imagen recrea la bandera nacional de Finlandia
Puente de mando visto desde babor
La familia Partanen fue la propietaria del buque y entre ellos el capitán Mikko Partanen
Cuarto de derrota del buque «Bore»

Fotos: Boremapioblog, AOP, Marc Pingoud, Wolfgang W, Dogan

Anterior

El buque “Ysabel” regresa de su primer viaje logístico al Líbano

Siguiente

Volotea renueva su imagen en plena crisis financiera

1 Comentario

  1. 22 junio, 2022 at 8:29 am — Responder

    Interesantísimo y completo artículo de este bonito buque, icono de la marina mercante finlandesa. Gracias Juan Carlos por regalarnos estos retazos de historia marítima.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *