Acontecer marítimoDestacado

El desguace del motovelero centenario ya es irreparable

Los intentos de quienes han tratado de impedir el desguace del centenario motovelero que se encuentra en el puerto de Gran Tarajal, han resultado infructuosos. Se trataba de aportar documentos al juzgado competente acerca del valor cultural del antiguo “Nostramo”, ex “José Miguel Masiques”, que, al parecer, no fueron tenidos en cuenta en su momento.

Tampoco ha sido posible conocer el contenido del auto judicial emitido por un juzgado de Las Palmas de Gran Canaria, pues aunque le ha sido solicitado a Puertos Canarios, “no lo facilitan”. Y mientras tanto avanzan los trabajos de desguace con bastante celeridad y este es el aspecto que presenta esta mañana lo que queda del barco.

El desguace de este buque de 1918 ha trascendido al conocimiento de las entidades europeas dedicadas a la preservación de buques históricos, entre ellas European Maritime Heritage, que ha criticado la decisión. También ha llegado al conocimiento del Museu Maritim de Barcelona y se ha mostrado “muy sorprendido” con la noticia. 

Puertos Canarios ha preferido quitárselo de encima gastando unos 150.000 euros para su desguace, frente a la opción de ponerlo en seco como medida transitoria en un intento para su restauración y conservación a cargo de terceros y al amparo del Reglamento de Buques Históricos de la Marina Mercante, que promueve el actual director general, Benito Núñez.

Foto: Daniel Oropesa para puentedemando.com

Anterior

Es posible que la draga “Mimar Cinco” se quede donde está

Siguiente

Spantax tenía una flota de 22 aviones de hélice en 1966

2 Comentarios

  1. Juan Cardenas
    18 agosto, 2022 at 6:16 am — Responder

    Acciones cómo estás y otras muchas,dejan patente como somos muchos los españoles y por tanto como y actúan muchos de los que nos gobiernan y administran.De pena por no decir de vergüenza….

  2. José Manuel Hernández
    29 agosto, 2022 at 1:27 pm — Responder

    Somos la única autonomía que no tiene museo marítimo. Y hemos vivido rodeados de mar e historias marítimas. Oportuninades han habido, ganas políticas no. De vergüenza.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *