Del país de Finlandia

El compositor Einojuhani Rautavaara (1928-2016)

A partir de los años sesenta del siglo XX, la ópera finlandesa tomó un nuevo giro y comenzó a alejarse paulatinamente de las raíces nacionales. La principal producción de esta década fue la ópera Kaivos [La Mina, 1963], obra del compositor Einojuhani Rautavaara [1928-2016], que se representó en la televisión finlandesa el mismo año de su estreno.

En Rautavaara influyen, de una parte, la admirada figura de Sibelius, los rusos Shostakovich y Prokofiev, Bartok y su sublimación musical del folklore, una reconocida predilección por los maestros franceses del siglo XX, especialmente Debussy y Messiaen; y el magisterio centroeuropeo de Vogel, intermediario que le acerca al expresionismo vienés. Todas estas influencias proporcionan una vasta sabiduría a Rautavaara, como fórmula para contar sus peculiares historias musicales.

“Casi todas las obras de Rautavaara –explica Juan Hitters– esconden una personalísima motivación, una vivencia personal, una imagen, un poema, un sueño, argumentos más que suficientes para dar rienda suelta a la expresión musical. Uno de sus temas de inspiración es el de los ángeles; se diría que el símbolo angélico representa un espacio fronterizo, un vértice donde la misma realidad tiene dos rostros, uno bello y otro siniestro”.

Rautavaara suele utilizar una gran variedad de recursos expresivos y el desarrollo de una armonía modal, tan apreciadas por los compositores nórdicos, que aporta una atmósfera específica de indudable magnetismo. 

Kaivos tiene un fuerte carácter expresionista y se identifica con la gran tradición operística del siglo XX. Considerada una de las obras finlandesas más importantes, está escrita en una rigurosa técnica dodecafónica, acorde con la faceta de su autor, que se prolongaría durante una década.

A comienzos de los ochenta, Rautavaara alcanzó una síntesis de su estilo de composición en el que rechazó lo que él denominaba esquemas modernistas. Una de las claves de este cambio la encontró en las obras basadas en el Kalevala, alcanzando la cima en la ópera Thomas [1985], en tres actos, en la que se aprecia el cambio cultural ocurrido al diluirse la cultura kalevaliana en la europea.

En la siguiente ópera de Rautavaara, titulada Vincent [1987], basada en la vida de Vincent van Gogh, el personaje retrata a un hombre que vive la última fase de su vida.  En medio de cambios de tiempo y de alucinaciones, la trama se desenvuelve en diversos planos temporales entre el presente y el pasado.

La ópera de cámara Auringon talo [La casa del sol, 1990] afirmó el cambio estilístico emprendido por el compositor, en el que la melodía de la parte cantada adquiere más importancia. Precisamente, este aspecto toma aún mayor protagonismo en la ópera Alexis Kivi [1996], argumento de las vicisitudes del citado escritor nacional finlandés.

Einojuhani Rautavaara es el único compositor cuya producción operística abarca todo un período de grandes cambios en la vida operística de Finlandia. Kaivos fue una obra precursora en la década de los sesenta. Thomas y Vincent fueron creadas en los años setenta y ochenta, cuando Finlandia vivía el “boom” de la ópera. Las obras Auringon talo y Alexis Kivi nacieron en la década de los noventa y junto a las precedentes contribuyeron a estrechar vínculos entre la vida musical finlandesa y el ámbito internacional. Posteriormente, Rautavaara eligió al enigmático monje y místico ruso Rasputín como argumento de su ópera más reciente.

En opinión de Juan Hitters, el estilo de Rautavaara “es difícil de sintetizar. Ha compuesto desde música de cámara y orquestal (ocho sinfonías, conciertos para varios instrumentos, poemas sinfónicos) hasta varias óperas y música coral. A pesar de haber realizado un extraño camino desde la música serial hasta la neo-romántica, creo que existe un cierto sonido rautavaariano. Maravillosos paisajes sonoros invitan a una lectura espacial de sus trabajos (podemos escuchar ciertos rasgos de Sibelius en sus composiciones orquestales), que invitan a ser transitados como si de viajes se tratara (…). Esta percepción de la experiencia sonora como un recorrido a través de un espacio imaginario, es sin duda una característica de la música de Rautavaara”.

Bibliografía:

Hilila, Ruth-Esther y Blanchard Hong. Bárbara. Historical Dictionary of the Music and Musicians of Finland. Greenwood, 1997.

Korhonen, Kimo (2000). www.musicfinland.fi

www.sinfoniaorkesterit.fi

www.oopperabaletti.fi

Foto: visitfinland.com

Anterior artículo

Cuando CajaCanarias premiaba con vuelos en el avión Concorde

Siguiente artículo

El butanero “Guanarteme” (1985-2003), ex "Ramón Biosca"