Acontecer marítimoDestacado

El capitán estaba solo en el puente hablando por el móvil

La investigación sobre la colisión provocada por el ferry tunecino “Ulysse” el pasado 7 de octubre, cuando abordó y se empotró literalmente en el costado de estribor del buque portacontenedores “CLS Virginia”, fondeado a órdenes frente a las costas de Córcega, ha determinado, como sucede en la mayoría de los casos, una cadena de errores humanos que desembocaron en el brutal abordaje.  

El informe preliminar de los investigadores franceses, tunecinos y chipriotas revela que el oficial de guardia, en este caso el capitán, estaba solo en el puente, entretenido en el uso de su teléfono móvil personal y lejos de la pantalla del radar. En el caso del buque chipriota abordado, se afirma que en el puente tampoco prestaron atención a las alarmas del radar y se cuestiona que estuviera fondeado en una ruta habitual de navegación.  

El ferry “Ulysse” cubría la línea Génova-Rades y según ha reconocido la parte oficial tunecina en el informe de la AFP, el oficial (el capitán) “estaba ocupado, haciendo llamadas telefónicas privadas, estaba lejos de la pantalla del radar que avisa del peligro, estaba solo” y reparte las culpas con el buque chipriota, ya que “es la primera vez que un barco ha fondeado en esa posición”.

La colisión provocó que la proa del ferry “Ulysse” permaneciera empotrada varios días y provocara un derrame de unos 500 metros cúbicos de fueloil pesado de los tanques del buque “CLS Virginia”. El impacto fue de tal calibre que la proa se incrustó hasta el mamparo de colisión. Los daños en ambos buques se estiman en unos 13,5 millones de euros, más otros diez millones en las labores de limpieza del combustible derramado. 

Foto: Marine Nationale

Anterior artículo

Tres muertos en la explosión del petrolero “Aulac Fortune”

Siguiente artículo

Un taxista en la inauguración del aeropuerto de La Palma