De la mar y los barcosDestacado

El buque rompehielos nuclear ruso “50 Let Pobedy”

El sexto y último de los buques rompehielos de la clase “Arktika” corresponde al proyecto 10521 y su construcción comenzó en octubre de 1989, denominado inicialmente “Ural”. La previsión era que entrara en servicio en 1995 para conmemorar el cincuentenario de la victoria de las fuerzas militares de la URSS sobre el ejército nazi en la denominada Gran Guerra Patriótica, de ahí su denominación “50 Let Pobedy”.

Sin embargo, las obras se detuvieron en 1994 debido a la falta de financiación tras la desintegración de la Unión Soviética, abriéndose un paréntesis de nueve años y en 2003 se retomó su construcción. Con las obras en curso, el 30 de noviembre de 2004 se declaró un incendio a bordo que provocó la evacuación de los trabajadores del astillero mientras los equipos de bomberos combatieron el fuego durante veinte horas.

Los trabajos de armamento continuaron hasta que salió a pruebas en aguas del golfo de Finlandia y entró en servicio en abril de 2007.[1] Tiene algunas diferencias respecto de sus predecesores, caso de una proa en forma de cuchara, mayor desplazamiento, una maniobrabilidad excepcional y mejores prestaciones operativas para su cometido.

Desde 2008, en los meses de verano, este buque se convierte en un atípico crucero polar. El primer viaje comenzó el 24 de junio del citado año en el puerto de Murmansk con 128 pasajeros a bordo y cuatro días después alcanzó el Polo Norte. Desde entonces, Quark Expeditions y Poseidon Expeditions incluyen esta opción en su oferta turística, con unas tarifas mínimas de 25.000 dólares por persona.

Las zonas comunes para el pasaje incluyen una cafetería, comedor, sala de estar, biblioteca, auditorio, tienda de recuerdos, pista de voleibol y gimnasio, piscina interior climatizada, sala de masajes y dos saunas. Previo a los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi 2014, este buque llevó en octubre de 2013 la llama olímpica hasta el Polo Norte.

Los seis buques de la clase “Arktika” están propulsados por dos reactores nucleares OK-900A de 171 MW cada uno y dos turbogeneradores de 27,6 MW, que mueven tres ejes y le permite mantener una velocidad de 18 nudos y una autonomía de 7,5 meses, solo condicionada por el suministro de víveres. Cada reactor pesa 160 toneladas, se utilizan de manera alterna y la radiación ambiental se controla mediante 86 sensores repartidos por el buque. El consumo de cada unidad es de 200 gramos de uranio cada 24 horas, con lo cual la autonomía del buque podría alcanzar cuatro años. La tripulación la componen 189 personas en sus diferentes responsabilidades.

De 23.439 toneladas brutas y 3.505 toneladas de peso muerto, mide 159,60 m de eslora, 30 m de manga, 17,20 m de puntal y 11 m de calado. Código IMO 9152959.

Foto: Vera Kostamo / RIA Novosti

[1] El buque está equipado con un sistema de mando automático digital de nueva generación, así como de los más avanzados medios de protección de su instalación nuclear y una planta de recolección y procesamiento de residuos. A una velocidad de dos nudos puede romper placas de hielo de 2,8 m.

Anterior artículo

Abre sus puertas TWA Hotel, atractivo del aeropuerto JFK

Siguiente artículo

Mar de fondo judicial en la Autoridad Portuaria de Tenerife