De la mar y los barcosDestacado

El buque rolón “Velázquez” (1983-2010), de Flota Suardíaz

En marzo de 2020 se han cumplido diez años desde que Líneas Marítimas Españolas, una de las sociedades del Grupo Suardíaz, vendió el buque rolón “Velázquez” después de 27 años a su servicio. El comprador fue la sociedad árabe Salem Al Makrani Cargo Co., de Dubai, siendo inicialmente abanderado en Islas Comoros con el nuevo nombre de “Al Salmy 6”, aunque luego cambiaría la bandera a UAE. A sus 37 años el citado buque continúa en servicio en aguas del Golfo Pérsico, entre Dubai e Irak.

Construcción número 212 del astillero de la Empresa Nacional Bazán, factoría de San Fernando (Cádiz), el 22 de junio de 1978 se procedió a la puesta de quilla y el 14 de mayo de 1980 resbaló por la grada con el ceremonial acostumbrado. Debido, en parte, a la conflictividad laboral por la que atravesaba entonces el astillero, el buque sería entregado con un notable retraso sobre la fecha contractual, pues se produciría el 9 de mayo de 1983, es decir, cinco años después de iniciada su construcción.

En la vida marinera del buque “Velázquez” figura un incendio ocurrido el 26 de junio de 1989, cuando iba en viaje de Vigo a St. Nazaire y navegaba frente a Finisterre. El fuego afectó a dos cubiertas y varios cientos de coches, de los 390 de la marca Citroën que transportaba, quedaron calcinados e inservibles, por lo que el seguro dio siniestro total. Durante nueve horas estuvo a la deriva hasta que se consiguió darle remolque y el buque fue a reparar en el astillero de Ferrol, pese a las presiones de los astilleros de Vigo, donde tenía su base de operaciones.

De 16.021 toneladas brutas, 4.806 toneladas netas y 6.017 toneladas de peso muerto, mide 129 m de eslora total –125 m de eslora entre perpendiculares–, 21,50 m de manga y 6,70 m de calado máximo. Dispone de capacidad para 992 coches y 158 trailers y está propulsado por dos motores diésel MAN –fabricados, bajo licencia, en los talleres de la Empresa Nacional Bazán en Cartagena– que suman una potencia de 11.250 caballos, accionan dos ejes e igual número de hélices y le permite mantener una velocidad de 14,5 nudos. Código IMO 7728596.

Este buque y su gemelo “Cervantes” –inscritos en la matrícula naval de Santa Cruz de Tenerife– eran una versión mejorada del proyecto de Interroll para los buques “Roll Vigo” y “Roll Galicia” –este último sería después “Atlanticar” (1998-2003) y “Valmont Express” (2003-2007), del Grupo Suardíaz–, un modelo de ro-ro que había estado precedido por los buques “Roll-Al” y “Rollman”, que adquirió Compañía Trasmediterránea y fueron renombrados  “Ciudad de Cádiz” y “Ciudad de Alicante”. El citado “Roll Vigo”, después de su paso por Lexmar, sería recomprado por Compañía Trasmediterránea y durante 17 años navegó con el nuevo nombre de “Ciudad de Burgos”.

Como conocen nuestros lectores, Suardíaz figura entre las compañías pioneras en el transporte de carga rodada en España. A comienzos de los años setenta construyó cuatro buques nombrados «Rivagijón», «Rivamahón», «Rivanervión» y «Rivanalón», que darían paso a otros de mayor porte que contribuirían a consolidar su especialización: «Antonio Suardíaz» y «Rivainfazón», «Goya» y «Sancho Panza», «Roline», «Imola» y «Silverstone», «Arroyofrío Uno» y «Arroyofrío Dos», «Iván», «Gran Canaria Car» y «Tenerife Car» y, más recientes en el tiempo, los cinco rolones gemelos construidos en Astilleros Barreras: «L’ Audace», «La Suprise», «Bouzas», «Galicia» y «Suar-Vigo».

En 2010, cuando causó baja el buque “Velázquez” –unos meses antes, en 2009 se había vendido el buque “Cervantes”–, Flota Suardíaz operaba también el petrolero de crudo «Livia» –una oportunidad de negocio aunque se trataba de un caso atípico en la trayectoria del grupo naviero asturiano– y las barcazas de suministro de combustible «Barnoil» y «Greenoil», posicionadas en el puerto de Barcelona.

El buque "Velázquez", atracado en el puerto de Vigo, poco antes de su entrega a su nuevo propietario
El buque «Velázquez», atracado en el puerto de Vigo, poco antes de su entrega a su nuevo propietario

Fotos: Graham Darling (shipspotting.com) y Ángel Luis Godar Moreira

Anterior artículo

Cuando Finnair volaba con 402 pasajeros a Tenerife en MD-11

Siguiente artículo

La aventura del motovelero “Telémaco”, 70 años después