De la mar y los barcosDestacado

El buque rolón “Arroyofrío Uno” (1984-2007)

Después de 26 años de singladuras, en 2010 acabó la vida marinera del buque liberiano “Winco”, varado en la playa de Alang (India), uno de los mayores centros de desguace del mundo, a donde arribó el 22 de abril del citado año. Hasta hacía poco había ostentado el nombre de “Winco 10” y figuraba como propiedad de la sociedad liberiana Marianna Shipping  –perteneciente a la compañía ucraniana Black Sea Shipping Co.– y desde su construcción y hasta febrero de 2007 tuvo bandera española y portuguesa con el nombre de “Arroyofrío Uno”.

Este buque fue el primero de Marítima Arroyofrío, una de las sociedades del Grupo Suardíaz, que tiene en su haber, entre otros hitos, la progresiva incorporación de buques de carga rodada desde comienzos de los años setenta del siglo pasado. Ello permitió que esta naviera se posicionara entre las punteras de Europa en el transporte de vehículos, tanto en la distribución del mercado nacional como en la exportación de marcas españolas –principalmente Citroën, desde Vigo– a los distintos mercados internacionales.

Construcción número 147 de Astilleros de Murueta, Guernica, fue botado el 26 de septiembre de 1984 y entró en servicio en noviembre de ese mismo año. Era un buque de 8.126 toneladas brutas, 3.058 toneladas netas y 5.080 toneladas de peso muerto y medía 107,90 m de eslora total –96,50 m de eslora entre perpendiculares–, 18,42 m de manga, 12,10 m de puntal y 6,45 m de calado. Código IMO 8220711.

La altura de quilla a perilla era de 35 metros y tenía una capacidad de 984 metros lineales (640 coches). Propulsado por dos motores Krupp Mak 8M453AK, con una potencia de 6.520 caballos que accionaban igual número de ejes y hélices, mantenía una velocidad de 15 nudos. Tenía una autonomía de 10.000 millas con un consumo de 20 toneladas diarias de fuel IFO 80.

Después de la experiencia inicial de los cuatro rolones tipo “Riva”, en la década de los ochenta el Grupo Suardíaz disponía de una flota especializada –”Antonio Suardíaz”, “Rivainfanzón”, “Roline”, “Goya”, “Sancho Panza”, “Velázquez”, “Cervantes”, “Imola”, “Silverstone”, “Olivia”, “Valmont Express” y los citados “Arroyofrío”–, haciendo visible la contraseña de la naviera en todos los puertos españoles y en los más importantes de Europa y África.

A mediados de los años noventa, la empresa presidida por Juan Riva emprendió un plan de renovación de flota, consistente en cinco nuevos buques ro-ro construidos en los astilleros Hijos de J. Barreras, en Vigo y puestos en servicio entre 1999 y 2003: “L’ Audace”, “La Surprise”, “Bouzas”, “Galicia” y “Suar Vigo”.

De la flota existente hasta entonces, la mayoría de los barcos han sido vendidos a otros armadores o desguazados y en la actualidad, además de los cinco buques citados, también enarbolan su contraseña los buques “Iván”, “Gran Canaria Car “y “Tenerife Car”.

Fotos: Manuel Hernández Lafuente 

 

Anterior artículo

La alta velocidad planea en la línea Gandia-Ibiza-Palma

Siguiente artículo

Navantia Puerto Real pone a flote el petrolero “Monte Ulía”