Acontecer marítimoDestacado

El buque “Ocean Endeavour”, cinco semanas en Tenerife

Cinco semanas ha permanecido en el puerto de Santa Cruz de Tenerife el buque de turismo de expedición “Ocean Endeavour”, en trabajos de reparación a flote. Arribó procedente de Montevideo (Uruguay) y se dirige a St. John. Ha estado atracado en la dársena de Los Llanos y esta tarde se ha hecho de nuevo a la mar. Operado por Quark Expeditions, viene sin pasaje y permanecerá en puerto una semana, en labores de mantenimiento y otros trabajos a bordo. De la consignación se ocupa Miller y Cía.

El citado buque es un viejo conocido del puerto tinerfeño. Aquí estuvo como “Konstantin Simonov”, en tiempos de la extinta URSS y entre 2010 y 2014 enarboló bandera finlandesa con el nombre de “Kristina Katarina”. Una apuesta de la familia Partanen, con sede en Kotka, que acabó en fracaso, tras el éxito de aquel barco tan bonito de dos chimeneas llamado “Kristina Regina”, que se conserva a orillas del río Aura, junto al Museo Marítimo de Turku con su nombre original de “Bore”.

La aplicación del convenio SOLAS 2010 suponía una seria amenaza para la continuidad del citado buque, por lo que sus propietarios sondearon el mercado disponible y encontraron un sustituto acorde a sus previsiones. Construido en astilleros polacos y puesto en servicio en 1982 con el citado nombre de “Konstantin Simonov”, enarbolando la contraseña de la compañía estatal Baltic Shipping Co., con sede en Leningrado, se estrenó, precisamente, como ferry en la línea Leningrado-Helsinki.

Entre 1996 y 2009 navegó con los nombres de “Francesca” (Columbia Ship Management) e “Iris” (Abcus Shipping Ltd.). Es un buque de 12.700 toneladas brutas. mide 137,61 m de eslora y tiene capacidad para 450 pasajeros en 193 cabinas, de las cuales 119 son exteriores y 74 interiores y con unas superficies que oscilan entre nueve y 30 metros cuadrados. Está propulsado por cuatro motores Sulzer, con una potencia de 12.779 kw acoplados a dos ejes y mantiene una velocidad de 16 nudos.

Foto: Nicolás Arocha

Anterior artículo

¿Un descuento envenenado?

Siguiente artículo

El ferry “Regina Báltica”, en Algeciras, camino de Valencia