Acontecer marítimoDestacado

El buque FSO “Nabarima” amenaza con hundirse en Venezuela

El petrolero panameño “Ícaro” (IMO 9038842), con una capacidad de carga de 600.000 barriles de crudo y llegado desde la refinería de Amuay, se encuentra en el golfo de Paria (Venezuela), en las proximidades del FSO “Nabarima” (IMO 9316567), que amenaza con hundirse, para tratar de bombear una parte del crudo que contiene y tratar de evitar un desastre ecológico de gravísimas consecuencias.

Un segundo petrolero ha llegado también la zona con la misma finalidad, informa la edición digital del periódico venezolano El Nacional. Petróleos de Venezuela, con la colaboración de la compañía italiana ENI, trata de bombear el crudo barco a barco, mientras el Gobierno de Trinidad y Tobago se mantiene alerta ante la amenaza de una marea negra en la zona.

El buque FSO “Nabarima”, propiedad de PDVSA, amenaza con hundirse conteniendo 1,3 millones de barriles de crudo en sus tanques. Según informaciones del citado periódico, las denuncias indican que el citado FSO se encuentra en situación de “total abandono” desde comienzos de 2019 y su deterioro es visible desde que EE.UU. impuso sanciones al régimen socialista de Maduro.

El buque FSO “Nabarima” se encuentra con una escora a estribor que ha hecho saltar las alarmas sobre su estado. Fuentes del Gobierno venezolano, que está siendo muy parco en este tema, han dicho que la escora se debía a unos trabajos de reparación en unas válvulas del buque, aunque esa versión parece poco creíble.

Panorámica aérea del buque "FSO Nabarima"
Panorámica aérea del buque «FSO Nabarima»

Fotos: vía Gcaptain.com

Anterior artículo

El sueño supersónico de Iberia

Siguiente artículo

Boluda gestionará la terminal de contenedores de Santander