Acontecer marítimoDestacado

El buque-escuela ruso “Sedov” recibirá 2020 en Gran Canaria

Para el próximo 31 de diciembre por la tarde tiene prevista su arribada al puerto de Las Palmas de Gran Canaria el buque-escuela ruso “Sedov”, el mayor del mundo en su clase, en una escala que forma parte de su actual crucero de vuelta al mando con motivo del 200º aniversario del descubrimiento de la Antártida y el 75º aniversario de la victoria de la URSS sobre Alemania en la Segunda Guerra Mundial.

Hace unos días ha estado en el puerto de Vigo, donde recibió la visita de unas 1.200 personas y antes lo estuvo en Brest, y el actual viaje, además de las conmemoraciones citadas, forma parte de la expedición “Las velas de la paz”, en la que también participan los veleros “Kruzensthern” y “Pallada”. Este último zarpó el 1 de noviembre desde el puerto de Vladivostok y los buques “Sedov” y “Kruzensthern” el 8 de diciembre desde el puerto de Kaliningrado. El buque-escuela “Sedov” pertenece a la Escuela de Náutica de la Universidad de Murmansk y a bordo viajan también algunos amantes de la vela, que pagan unas tarifas en función del itinerario elegido.

Contratado en 1919 y construido en los astilleros Friedrich Krupp Germaniawerft, Kiel (Alemania), salió a navegar en septiembre de 1921 con el nombre de “Magdalene Vinnen II”, enarbolando la contraseña de la compañía F. A. Vinnen & Co. de Bremen. Dedicado a tráficos de carga entre Europa, Chile y Australia. En dos ocasiones cruzó el temible Cabo de Hornos y en agosto de 1936 fue vendido al Norddeutscher Lloyd y rebautizado “Kommodore Johnsen”, siendo modificado para que sirviera al mismo tiempo de carguero como buque-escuela para los alumnos de Náutica de su país.

Así transcurrieron apenas tres años, hasta que, con el comienzo de la Segunda Guerra Mundial, el barco quedó amarrado a la espera de acontecimientos. En diciembre de 1945 fue entregado a la URSS en concepto de daños de guerra y, rebautizado “Sedov” –en homenaje al explorador Georgy Sedov, muerto en 1914 en el Ártico–, entre 1952 y 1957 cumplió la misión de buque-escuela de la Marina de Guerra soviética, siendo su presencia muy frecuente en puertos de África y América del Sur.

Después se abrió una etapa, hasta 1966, en la que fue empleado como buque de investigación oceanográfica en el Atlántico Norte, cumpliendo, asimismo, con la misión de buque-escuela para cadetes. A partir de dicho año pasó, al menos oficialmente, al Ministerio de Pesquerías de la URSS y en la década de los años setenta fue utilizado como buque-escuela en aguas del Golfo de Finlandia.

En 1981 reapareció, después de una profunda reconstrucción, como buque-escuela con base en Riga, haciendo viajes de instrucción con alumnos de las escuelas de Náutica de Kaliningrado y Murmansk. En 1991, tras la independencia de Letonia, el velero cambió su base de Riga a Murmansk, cuya municipalidad y universidad se ocupa desde entonces de su explotación y mantenimiento, al servicio de la Escuela de Náutica de aquella ciudad de la Federación Rusa.

De 3.500 toneladas standard, 5.350 toneladas a plena carga y 6.148 toneladas de desplazamiento máximo, mide 117,50 m de eslora total –108,70 m de eslora sin bauprés y 100 m entre perpendiculares–, 14,90 m de manga, 14,70 m de puntal y 6,50 m de calado. La altura del palo mayor es de 54 metros y despliega una superficie vélica de 4.195 metros cuadrados.

Para los tiempos de calma chicha y maniobras en puerto dispone de un motor Wärtsila de 2.800 caballos de potencia sobre un eje, que le permite alcanzar con el aparejo aferrado una velocidad de 18 nudos. La tripulación está formada por 240 personas: 70 profesionales fijos, 120 cadetes y 50 instructores y profesores.

Foto: Zeglarsk

Anterior artículo

Relevo de capitanes al resguardo de Anaga

Siguiente artículo

Valle Gran Rey, alternativa para el buque “Ocean Majesty”