De la mar y los barcosDestacado

El buque “Conquistador” (1960-1987), matrícula naval de Sevilla

Del tipo XA del Plan de Nuevas Construcciones de la Empresa Nacional Elcano de la Marina Mercante se construyeron dos unidades de carga general que en 1956 se vendieron sobre planos a Naviera Alvargonzález, de Gijón –empresa fundada en diciembre de 1955 y dirigida en su primera etapa por Juan Alvargonzález González de la Buelga– y un tercer buque con ligeras modificaciones, que en principio también estaba destinado a la citada compañía, aunque finalmente fue vendido a la sociedad británica United Levant Lines Ltd., con sede en Londres.

De 2.321 toneladas brutas, 1.197 toneladas netas y 3.331 toneladas de peso muerto, los buques “Descubridor” y “Conquistador” medían 81,36 m de eslora total –76,55 m de eslora entre perpendiculares–, 12,70 m de manga, 7,30 m de puntal y 6,25 m de calado máximo. El tercero, llamado “Terica” –“Corregidor”, sobre el proyecto– medía 85,45 m de eslora total y los tres estaban propulsados por motores Elcano-Götaverken, fabricados bajo licencia en Manises, Valencia, con una potencia de 1.850 caballos los dos primeros y 2.250 caballos el tercero, que le permitían mantener una velocidad de 13 nudos.

Construcción número 37 del astillero de la Empresa Nacional Elcano en Sevilla, el 20 de junio de 1959 se procedió a la botadura del buque “Descubridor” y el 11 de febrero de 1960 se entregó a Naviera Alvargonzález, inscrito en la matrícula naval de Sevilla. A partir de entonces inició  su dilatada vida marinera, provisto de seis puntales para asistir a las operaciones de carga y/o descarga de las dos bodegas de que disponía.

En 1964 el casco fue alargado en 7,90 m de eslora y en 1973 se vendió a Contenemar, para su transformación en portacontenedores. En esta nueva etapa mantuvo su nombre original, lo mismo que su compañero de contraseña “Conquistador”, cubriendo líneas regulares entre la Península y Canarias y en enero de 1987 llegó el final de sus singladuras, fecha en la que arribó a Santander donde se procedió a su desguace.

Bibliografía:

Díaz Lorenzo, Juan Carlos (2004). Empresa Naviera Elcano. Seis décadas de historia. pp. 317-318. Madrid.

Foto: archivo de Alberto Mantilla Pérez

Anterior artículo

Maritta Kettunen, la satisfacción del deber cumplido

Siguiente artículo

Maersk estudia combustibles alternativos con cero emisiones