De la mar y los barcosDestacado

El buque a vapor “Ciudad de Salamanca” (1947-1976)

En el transcurso de la Segunda Guerra Mundial, pese a las vicisitudes de todo tipo que vivía el país, la Compañía Frutera Valenciana de Navegación (COFRUNA), consciente de la importancia económica del transporte frutero de Levante y Canarias, avanzó en el proyecto para construir dos buques a vapor, de proyecto nórdico, que recibieron los nombres de “Alcira” y “Alcora”.

El 9 de febrero de 1942 se firmó el contrato de la construcción número 51 con el astillero Unión Naval de Levante, de la que el 2 de noviembre de 1943 se puso en grada la quilla y el 13 de marzo de 1945 se procedió a su botadura con el nombre de “Ciudad de Salamanca”, en ceremonia que amadrinó la señora Luisa Calín. Sucedía que, aunque dos semanas después se formalizó el contrato oficial, Compañía Trasmediterránea había adquirido este buque y su gemelo “Alcira”, que entonces se encontraba en fase de armamento a flote.

En previsión de la línea a la que estarían destinados, se modificó el proyecto de la ciudadela para dotarles de una cámara y camarotes para 26 pasajeros, razón por la cual ambos buques cambiaron su clasificación inicial de fruteros, por la de mixtos de carga y pasaje.

Inscrito en la matrícula naval de Valencia, el 24 de marzo de 1947 –fecha en la que realizó las pruebas de mar oficiales–, se entregó a Compañía Trasmediterránea, siendo oficialmente incorporado el 24 de julio de citado año al contrato de líneas de soberanía nacional. No obstante, en el mes de mayo se estrenó en la línea quincenal Barcelona-Canarias, en la que alternaba con su gemelo “Ciudad de Alcira”. El día 17 del citado mes arribó por primera vez al puerto de La Luz y al día siguiente amaneció en el puerto de Santa Cruz de Tenerife. 

Como señala el jefe de máquinas e historiador naval Laureano García Fuentes, este buque tuvo una vida marinera apacible en la que, en el plazo de casi treinta años sólo se produjo un incidente, que ocurrió el 30 de abril de 1953, cuando en la maniobra de salida del puerto de La Luz, en Gran Canaria, la máquina no respondió a tiempo y embistió de popa el cantil del muelle, ocasionándose diversas averías. La “línea carreta” finalizó en 1967, pasando entonces a la línea Sevilla-Canarias dedicados a carga general y la exportación frutera hasta el final de sus días.

Es de apreciar que en esta etapa, los buques “Ciudad de Alcira” y “Ciudad de Salamanca” colaboraron con la U.S. Navy en “misiones científicas” que consistían en el lanzamiento de obuses de batitermografía en puntos geográficos predeterminados que proporcionaban datos de presión, temperatura y salinidad, claves para el estudio de la detección de submarinos nucleares. El receptor de la información estaba situado en el pañol de carpintería y a popa, en el costado de babor y apuntando al océano, se encontraba el cañón lanzador de los obuses. Los datos obtenidos eran enviados a la Base Naval de Rota para su procesamiento y empleados por los servicios americanos de escucha de los submarinos soviéticos, y  los datos meteorológicos obtenidos cada dos y cuatro horas eran remitidos al Servicio Meteorológico Nacional en Madrid.

En febrero de 1972, en viaje de Vigo a Arrecife, sufrió las consecuencias de la cola de un ciclón tropical cuando navegaba frente a la costa de Portugal, sufriendo daños de importancia en la cubertada y las bodegas, así como daños diversos y escoras de 20 grados, por lo que tuvo que entrar de arribada forzosa en el puerto de Cádiz para reparar las averías.

Considerando que las prestaciones de este buque habían quedado obsoletas, el consejo de administración de Compañía Trasmediterránea acordó la baja de este buque en el contrato de líneas de soberanía nacional y el 15 de noviembre de 1976 se anunció su venta en pública subasta, amarrado en el puerto de Avilés. El 10 de diciembre siguiente se cerró el contrato de compra-venta, siendo remolcado a San Esteban de Pravia, donde en febrero de 1977 comenzó su desguace a cargo del personal de Bernardino Sánchez.

De 2.537 toneladas brutas, 1.141 toneladas netas, 2.505 toneladas de peso muerto y 4.350 toneladas de desplazamiento a máxima carga, medía 89,57 m de eslora total –83,39 m de eslora entre perpendiculares–, 13,24 m de manga, 7,62 m de puntal y 5,51 m de calado máximo. Tenía una capacidad de 2.096 metros cúbicos en grano y 1.943 metros cúbicos en balas; y en entrepuentes, de 2.213 metros cúbicos en grano y 2.039 metros cúbicos en balas, respectivamente. Cuatro escotillas, de las cuales la mayor medía 9,10 x 6,20 m y la pluma de mayor potencia izaba siete toneladas con un abra de 7,80 metros, disponía, asimismo, de ocho chigres de tres toneladas.

El sistema de propulsión se convirtió en fuente de frecuentes problemas. Montaba dos calderas Lamont de circulación forzada, bastante delicadas, y una máquina de vapor Christiansen & Meyer, de doble expansión formada por cuatro cilindros –dos de alta y dos de baja– fabricada bajo licencia por la Sociedad Española de Construcción Naval, en Bilbao y poco fiables en las maniobras. La potencia indicada era de 2.200 caballos a 90 revoluciones sobre un eje y mantenía una velocidad, con buen tiempo, de 14 nudos.

Lanzaba densos borbotones de humo negro por su alta chimenea, lo que denotaba la naturaleza de su propulsión. Tenía tres grupos electrógenos auxiliares, uno de ellos movido por máquina de vapor y almacenaba 318 toneladas de gasoil, con un consumo de 19 toneladas por singladura. La capacidad de los tanques de lastre era de 643 toneladas. Clasificados por el Lloyd’s Register con su máxima anotación, +100 A1, disponían de acomodación para 26 pasajeros.

Plano de acomodación del buque «Ciudad de Salamanca»
Maniobra en el puerto de Santa Cruz de La Palma

Vitola conmemorativa del 75º aniversario de Trasmediterránea

El buque «Ciudad de Salamanca», atracado en el puerto de Palma de Mallorca

Bibliografía:

Díaz Lorenzo, Juan Carlos (1997). Trasmediterránea. Historia de la Flota. Compañía Trasmediterránea. Madrid.

Díaz Lorenzo, Juan Carlos; Font Betanzos, Francisco y García Fuentes, Laureano (2017). Trasmediterránea (1917-2017). Trasmediterránea. Barcelona.

García Fuentes, Laureano. Ciudad de Salamanca, en trasmeships.es.

Fotos: archivo de Laureano García Fuentes

Anterior

Binter abre dos nuevas rutas: San Sebastián y A Coruña

Siguiente

Primer viaje del buque eléctrico y autónomo “Yara Birkeland”

Sin comentario

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *