De la mar y los barcosDestacado

El bulkcarrier “Luis Pereda” (1965-1986)

A comienzos de la década de los años sesenta, la Marina mercante española precisaba de petroleros y bulkcarriers y Fernando María Pereda Aparicio (1904-1997) fue uno de los armadores que primero apostó por este tipo de barcos necesarios para la importación de granos, carbón y mineral de hierro para el suministro de la factoría de ENSIDESA, en Avilés. Para ello aprovechó la opción del tipo WG del Plan de Nuevas Construcciones de la Empresa Nacional Elcano, del que fueron construidos dos buques en el astillero de Sevilla llamados “Minas Conjuro” y “Mendoza”, entregados en junio de 1961 y noviembre de 1964.

Un tercer buque, repetición del citado proyecto aunque fuera del citado Plan, recibió el nombre de “Luis Pereda” y enarboló la contraseña de Transportes de Petróleos, una de las sociedades del Grupo Pereda. El contrato se adjudicó al astillero de la Sociedad Española de Construcción Naval en Matagorda, Cádiz, de cuya factoría era la construcción número 96. Puesta la quilla en mayo de 1964, el 6 de febrero de 1965 se procedió a su botadura en ceremonia que amadrinó María Dolores Pereda Pérez, hija del armador y en octubre del citado año realizó las pruebas de mar. Eduardo Casar fue su primer capitán.

El buque tenía un aspecto algo amazacotado, con la superestructura y máquina a popa y disponía de alojamiento para 54 tripulantes: siete oficiales de cubierta, incluido capitán; ocho oficiales de máquinas, nueve de maestranza, ocho de fonda, 16 marineros y mozos de cubierta y seis de máquinas. Asimismo, se había previsto alojamiento para cinco alumnos y un camarote de dos plazas para el armador.

De 15.286 toneladas brutas y 23.475 toneladas de peso muerto, medía 180 m de eslora, 22,59 m de manga, 14,15 m de puntal y 9,90 m de calado máximo. Estaba propulsado por un motor Sulzer 5RD76, de cruceta, dos tiempos, simple efecto, sobrealimentado y directamente reversible, con una potencia de 7.500 caballos sobre un eje, que le permitía mantener una velocidad de 15 nudos. Código IMO 6508925.

Es de advertir que los motores auxiliares de este buque procedían del trasatlántico británico “Rangitiki”, construido en 1929 y que fue desguazado en 1963 en Santander. Cinco de ellos se reinstalaron en el buque “Luis Pereda” y el sexto en el buque “Mendoza” y toda la maquinaria de cubierta, incluidas anclas y cadenas, también fueron aprovechados para la ocasión, procediéndose a su traslado a Cádiz para su montaje en el nuevo buque.

En su sexto viaje, en octubre de 1966 cargó 21.700 toneladas de trigo en New Orleans y repartió la carga entre los puertos de Gijón, Santander –a cuya matrícula naval pertenecía y arribó por primera vez el 2 de diciembre del citado año– y La Coruña. A lo largo de su vida marinera hizo viajes interesantes que le llevaron a distintos puertos de África y América, aunque predominaron las cargas de mineral para ENSIDESA. Precisamente, el 12 de noviembre de 1986, después de descargar en Avilés, siguió viaje a San Esteban de Pravia, donde fue desguazado.

Puesta de quilla de la construcción número 96 del astillero de Matagorda
Puesta de quilla de la construcción número 96 del astillero de Matagorda
El casco del buque tomó forma en nueve meses
El casco del buque tomó forma en nueve meses
El buque "Luis Pereda", preparado para su botadura
El buque “Luis Pereda”, preparado para su botadura
Cámara de oficiales del buque "Luis Pereda"
Cámara de oficiales del buque “Luis Pereda”
Durante toda su vida marinera perteneció a la matrícula naval de Santander
Durante toda su vida marinera perteneció a la matrícula naval de Santander

Bibliografía:

Díaz Lorenzo, Juan Carlos (2008). Empresa Naviera Elcano. Seis décadas de historia. Empresa Naviera Elcano, Madrid.

González Echegaray, Rafael (1968). La Marina cántabra desde el vapor. Diputación Provincial de Santander.

Molina Martínez, José María (2018). Los barcos del Sur. 140 años del astillero de Puerto Real. Navantia.

www.buques.org. Página web gestionada por Alberto Mantilla Pérez.

Fotos: Museo El Dique

Anterior artículo

La nueva biblioteca pública mejor del mundo se llama Oodi

Siguiente artículo

Seis candidatos en la quiniela para la Autoridad Portuaria de Tenerife