El mundo de la aviación

El “borrascoso pasado” de un avión Douglas DC-3 de Iberia

De los tres aviones Douglas DC-3 que Iberia incorporó en 1952, hay que destacar el historial del rematriculado EC-AHA, comprado a Loftleidir (Icelandic Airlines). En el otoño de 1950 este avión, entonces un C-47B de la USAF, realizaba una misión de salvamento y aterrizó sobre el glaciar Vatna Jökull, en el centro de Islandia, donde estaba destacado y equipado con esquís. Allí quedó atrapado por los hielos y fue abandonado en medio de una tormenta y totalmente cubierto de nieve.

Cuando llegó la temporada del deshielo, los “restos” del avión fueron adquiridos por la compañía Loftleidir en 700 dólares y se realizó una reparación de fortuna, logrando que despegase de la superficie helada en un vuelo a Reykyavik para su reparación. En 1952 lo compró Iberia, “guardando celosamente el secreto de su borrascoso pasado”, en el decir de Juan Viniegra, volando a Madrid donde fue revisado y puesto a punto, comenzando así una nueva etapa que habría de prolongarse hasta octubre de 1973.

Foto: Antonio Camarasa

Anterior artículo

El buque “Volcán de Teneguía” retorna a la línea Cádiz-Canarias

Siguiente artículo

Los astilleros de Corea del Sur lideran la demanda en 2018