De la mar y los barcosDestacado

El barco que no llegó a navegar como “Isla de Cabrera”

En 1973, ante los resultados cada día más deficitarios que arrojaban las líneas de pasajeros a cargo de la Compañía Trasatlántica Española, por decreto 891/1973, de 29 de marzo, se suspendió el contrato entre la Administración Pública y la citada naviera para la prestación de los servicios de la Península a las Antillas, Venezuela y Centroamérica, en cuya exposición de motivos se hacía referencia a una opción de compra de los buques “Satrístegui” y “Virginia de Churruca” por parte de Compañía Trasmediterránea.

Hubo acuerdo entre las partes y el 23 de mayo de 1973 se firmó el contrato, por el que los buques “Satrústegui”, ex “Explorador Iradier” y “Virginia de Churruca”, ex “Conde de Argelejo”, pasaban en propiedad a Compañía Trasmediterránea, con una parte de sus tripulaciones, siendo renombrados “Isla de Cabrera” e “Isla de Formentera”, respectivamente.

Ambos buques quedaron amarrados en el puerto de Barcelona con el fin de realizar un recorrido en Talleres Nuevo Vulcano, para acondicionarlos a las necesidades del servicio Barcelona–Baleares, al que iban a quedar adscritos.

Sobre las siete de la mañana del día 30 de junio, estando el buque “Isla de Cabrera” en el dique seco, se declaró un pavoroso incendio que, aunque pudo ser sofocado tres horas después con la intervención de quince vehículos de bomberos y varios remolcadores, produjo unos daños graves que hicieron vislumbrar una difícil recuperación.

Ante la gravedad del siniestro, especialmente en la habilitación de pasaje, se pensó en recuperarlo como buque de carga, pero tras el estudio realizado por el personal técnico de Compañía Trasmediterránea, el Consejo de Administración, en sesión celebrada el 26 de septiembre de 1973 acordó su venta para desguace, lo que se hizo público el 11 de diciembre siguiente por un precio mínimo de licitación de 22 millones de pesetas. El buque fue remolcado hasta Castellón para proceder a su desguace, sin haber podido lucir sobre sus amuras y su popa el nuevo nombre de “Isla de Cabrera”.

Estado en el que quedó la superestructura del buque "Isla de Cabrera"
Estado en el que quedó la superestructura del buque «Isla de Cabrer

Fotos: archivo de Laureano García Fuentes

Anterior artículo

Un avión Falcon 7X del Bank of Utah Trustee, en La Palma

Siguiente artículo

El petrolero VLCC árabe “Dilam”, bañado en crudo