De la mar y los barcosDestacado

El barco de cabotaje “Llumeres”, matrícula naval de Gijón

A la historia del cabotaje en el Cantábrico y Canarias pertenece el buque “Llumeres”, inscrito en la matrícula naval de Gijón, del que hace poco hemos conocido el emplazamiento minero del que toma su nombre en la costa de Asturias. En el siglo XIX, la Sociedad Compañía Minera de Gozón comenzó la extracción de mineral de hierro en varias minas de la zona, entre ellas la de Llumeres, de la que posteriormente se hizo cargo Duro Felguera. Antón Saavedra lo explica con detalle y precisión en su interesante artículo titulado “Llumeres, una historia de fierro y mar”.

Esta empresa de hondo arraigo en la historia industrial de Asturias construyó un pequeño puerto próximo a la mina y otras instalaciones de las que en la actualidad quedan restos en estado ruinoso y embarcaba el mineral para llevarlo a Gijón, desde donde se exportaba a Inglaterra en su mayor parte y el resto era conducido a la fábrica de La Felguera para su procesado en los altos hornos. En 1919 se construyó un cable aéreo para el transporte hasta la estación de El Regueral, distante unos siete kilómetros y perteneciente al Ferrocarril de Carreño, desde donde era transportado en ferrocarril hasta La Felguera.

Duro Felguera amplió y modernizó la instalación minera con un pozo vertical dotado de castillete y en su política social ordenó la construcción de un bloque de viviendas para sus trabajadores próximo a la playa de Bañugues –que también hemos tenido la oportunidad de visitar–, barrio que es conocido desde su estreno en 1962 con el nombre de Cases de la Mina. El yacimiento de Llumeres se cerró en 1967, debido tanto al agotamiento del mineral como a las dificultades técnicas que implicaba su explotación.

Por lo que se refiere al buque “Llumeres”, construido en casco de acero remachado, tomó forma en El Dique, como así era conocido el astillero de la Sociedad Metalúrgica Duro Felguera, en Gijón. Botado en noviembre de 1943, fue entregado en abril de 1944 y salió a navegar con las marcas de la neutralidad pintadas en el costado, pues eran los años de la Segunda Guerra Mundial. En octubre de 1947 pasó a la propiedad del armador Juan Varela Álvarez y veinte años después a la titularidad de la sociedad Varela Hermanos, asimismo con sede en el citado puerto asturiano.

En Canarias estuvo en varias ocasiones en la década de los años cincuenta y sesenta, estando consignado en el puerto tinerfeño por Convasca, cuya sede estaba en la calle de San Francisco.  Jerónimo Rodríguez Rosales recuerda el viaje que hizo a bordo con su padre, siendo un niño, con motivo de la Bajada de la Virgen de las Nieves, en 1950. Recordamos verlo atracado en el muelle de ribera del puerto de Santa Cruz de Tenerife, que era su base en el tráfico habitual con La Palma y Gran Canaria, en el que destacaba el añadido de un puente alto para tener mejor visibilidad ante el volumen de las cargas, como las varas para tomateros que cargaba en Garafía y Puerto Espíndola, en la costa de San Andrés y Sauces.

Luego volvió al Cantábrico y en 1979 figuraba como propiedad de Alberto Aizpurúa Odriozola. En 1990 volvimos a verle pintado de verde y reconvertido en draga en el puerto de Barcelona, y entonces sentimos la emoción de los años idos para siempre, cuando leímos de nuevo su nombre en la amura de estribor. Jordi Montoro conserva la noticia publicada en marzo de 1999 en el diario “Marítimas”, en la que el barco acabó hundiéndose cuando estaba atracado en el muelle adosado, un día después de que una vía de agua señalara el final de su dilatada vida marinera.

De 275 toneladas brutas, 171 toneladas netas y 320 toneladas de peso muerto, medía 35,45 m de eslora total –32,50 m de eslora entre perpendiculares-, 8 m de manga, 3 m de puntal y 2,74  m de calado máximo. Estaba propulsado por un motor semidiésel de 210 caballos de potencia, que le permitía mantener una velocidad de 8 nudos cuando nuevo y con buen tiempo. Código IMO 5210040.

Noticia publicada en el diario "Marítimas" de Barcelona
Noticia publicada en el diario “Marítimas” de Barcelona
Noticia que confirma el hundimiento del buque "Llumeres"
Noticia que confirma el hundimiento del buque “Llumeres”
El buque de cabotaje "Llumeres", visto por la banda de estribor
El buque de cabotaje “Llumeres”, visto por la banda de estribor
Restos de las instalaciones mineras de Llumeres
Restos de las instalaciones mineras de Llumeres

Fotos: archivo de Jerónimo Rodríguez Rosales, Alberto Mantilla y Juan Carlos Díaz Lorenzo

Anterior artículo

Vueling cancela 92 vuelos por la huelga del handling de Iberia

Siguiente artículo

Escepticismo del comité de Hidramar ante el retorno de Luis Ibarra