El mundo de la aviación

El avión de transporte alemán Messerschmitt Me-323 “Gigant”

A la historia de la aviación militar en la Segunda Guerra Mundial pertenece el avión de transporte alemán Messerschmitt Me-323 “Gigant”, que entró en servicio en el teatro de operaciones de la campaña de Túnez, en noviembre de 1942. Con ello se trataba de asegurar una parte importante de los suministros del Afrika Corps del mariscal Rommel, ante los elevados índices de pérdidas y dificultades para el abastecimiento por vía marítima.

Este llamativo avión, del que fueron construidas 213 unidades, realizó su primer vuelo en abril de 1942 y estaba propulsado por seis motores franceses Gnome-Rhône 14N, con una potencia de 950 CV cada uno. Tenía una tripulación de cinco hombres y capacidad para 130 soldados o entre 10 y 12 toneladas de material militar. El peso máximo al despegue era de 43.000 kg, mantenía una velocidad operativa de 270 km/h y un alcance de 800 km a un techo de vuelo de 13.100 pies. Para su autodefensa disponía de 18 ametralladoras MG 34 de 7,92 mm.

La producción cesó en abril de 1944 –ninguno de ellos sobrevivió más allá del verano del citado año– después de fabricar algunas variantes con mejoras de resistencia estructural y mayor capacidad de carga y combustible. Una propuesta para dotarle de motores radiales BMW 801 no pasó del tablero. Las fuerzas alemanas hicieron un uso intensivo de este resistente avión, que era una variante motorizada del planeador Me-321, en cuyas primeras pruebas con cuatro motores apenas alcanzó una velocidad de 210 km/h, por lo que era más lento que el trimotor Junkers Ju-52.

Para reducir el par de los seis motores, el trío del plano izquierdo giraba en sentido horario y el trío del plano derecho, en sentido antihorario. Se decidió, asimismo, un tren de aterrizaje fijo formado por cuatro pequeñas puedas bajo el morro y seis grandes a cada lado en dos filas de tres, parcialmente cubiertas por un carenado aerodinámico. Las ruedas traseras estaban equipadas con frenos neumáticos que podían detener el avión en 200 m de pista.

Foto: Bundesarchiv Bild 101I-596-0367-05A / Menzendorf / CC-BY-SA 3.0

Anterior artículo

Las obras del litoral de Valleseco tienen un plazo de 22 meses

Siguiente artículo

Los primeros años de Mambisa: “Conrado Benítez” (1962-1980)