El mundo de la aviación

El accidentado aterrizaje del avión “Tenerife” en Arico (1924)

A la historia de la génesis de la aviación en Tenerife pertenece el campo de vuelo de El Bailadero, en Arico, situado en los alrededores de la Casa de Camineros, donde el 30 de enero de 1924 aterrizaron dos aviones Breguet XIV, mientras que un hidroavión Dornier Wal del Ejército del Aire que formaba parte de la expedición amerizó en el puerto de Santa Cruz de Tenerife. Tal efeméride corresponde a la época romántica de la aviación, protagonizada por los aviadores Bermúdez de Castro, Pardo y Martínez Esteve, que hacían el vuelo Tetuan-Larache-Cabo Juby.

De la prensa tinerfeña de la época, que ha escrudiñado con habitual enjundia el profesor Marcos Brito, se dice que

 “A las 12 y 25 minutos, se divisó uno de los aviones, y minutos después, a las 12 y media, comenzó a distinguirse en la misma dirección, el otro aparato. A las doce y media en punto, pasaba sobre el campo de El Bailadero el aeroplano Archipiélago Canario, pilotado por el capitán Pardo, y en el que iba de observador, el capitán de artillería, señor Bermúdez de Castro. El avión, después de una admirable maniobra, enfiló el campo por el sur, aterrizando en el centro del mismo y parando frente al sitio donde se hallaban reunidas las autoridades.

A continuación aterrizó el avión Tenerife, que en el momento de tomar tierra, capotó el aparato, sufriendo algunos desperfectos en le hélice y tren de aterrizaje. El piloto del avión, señor Martínez Esteve, y el observador, señor Bosch, resultaron afortunadamente ilesos. Los dos aeroplanos tardaron de esta capital al campo de El Bailadero, ocho minutos”.

Arico, en tiempos del alcalde Domingo Pérez Acosta, lució sus mejores galas para recibir a los aviadores y las autoridades, que después del aterrizaje fueron obsequiadas “con un espléndido banquete” en el domicilio del Sr. Rodríguez Díaz-Llanos. Después de la comida los protagonistas y sus ayudantes se trasladaron por carretera a Santa Cruz de Tenerife y para el arreglo del aparato accidentado se desplazaron varios técnicos desde Gran Canaria, que estaban ocupados en otro avión averiado en el aeropuerto de Gando.

Maniobra de aproximación al campo de aviación de El Bailadero (Arico, 1924)
Maniobra de aproximación al campo de aviación de El Bailadero (Arico, 1924)

Fotos: vía Miguel Bravo

Anterior artículo

El veterano “Albatros”, hotel flotante en el Mar Rojo

Siguiente artículo

Trasmediterránea duplica la oferta en la línea Valencia-Palma