Acontecer marítimoDestacado

El abandono del gasero “Celanova” trasciende a la OIT

La situación de abandono en la que se encuentran los 15 tripulantes del buque gasero “Celanova” por parte de la naviera Globalgas, que se encuentra fondeado en la bahía de Manila, trasciende a nivel internacional y son ya varios los medios informativos que se están haciendo eco de la situación. A ello contribuye el trabajo que está haciendo la Federación Internacional de Trabajadores (ITF), que denuncia la penosa situación en la que se encuentran, dado que ya escasean los alimentos, el agua y hace siete meses que la compañía propietaria no paga los salarios.

El buque “Celanova” se encuentra detenido desde el 14 de febrero por la autoridad marítima de Filipinas, después de que se comprobara que se viola el convenio sobre el trabajo marítimo de la OIT, ante el incumplimiento en el abono de los salarios, denunciado por IFT.

ITF insta a las autoridades de Filipinas a que el barco pueda atracar para facilitar la asistencia en el puerto de Manila y el acceso de la aseguradora American Club. Las autoridades locales aceptan la propuesta, pero ponen como condición el empleo de un remolcador que permanezca junto al costado durante el tiempo que el gasero “Celanova” esté atracado.

“El barco necesita estar en el puerto. La tripulación no puede arrancar el motor. Hay que hacer algo. La tripulación está desesperada. Necesitan combustible, agua dulce, provisiones, medicamentos, piezas de seguridad”, afirma Luz Baz, inspectora de ITF.

Baz escribió a las autoridades marítimas en Manila advirtiendo que el barco y su tripulación corrían un riesgo enorme de posible deriva del ancla, incendio a bordo o accidente debido a que no tenían capacidad para maniobrar. “La situación compromete seriamente la seguridad y la salud de una tripulación. Están agotados después de sufrir meses de enorme estrés”, afirma. A ello se suman las dificultades derivadas de la pandemia mundial del coronavirus.

El informe de abandono de la OIT dice que se han mantenido comunicaciones con el propietario del barco y se han dado instrucciones para proporcionar alimentos y combustible. Se dice, asimismo, que el banco español Abanca está frustrando los intentos de vender el buque para ayudar a financiar las deudas del propietario.

Un inspector español estuvo a bordo del 27 de febrero al 2 de marzo para verificar la situación real, informa la OIT. La Administración Marítima Española está trabajando para que los miembros de la tripulación sean repatriados trabajando junto con todos los interesados, incluida la ITF.

El Gobierno español también se ha puesto en contacto con el Gobierno de Filipinas para solicitar que el barco sea atracado en un puerto seguro. El capitán del buque, Rolando García Alarcón, advirtió a la OIT que el buque tiene serias deficiencias técnicas.

ITF solicita autorización para que el barco atraque, por razones humanitarias y de seguridad, citando que el barco no tiene timón, combustible ni luces. El capitán también informó que las cadenas y anclas de la embarcación estaban dañadas. La basura en cubierta también representa un riesgo para la salud y la tripulación y el barco, especialmente en caso de incendio.

Foto: @twitter

Anterior artículo

BV prueba un sistema de realidad aumentada para inspecciones remotas

Siguiente artículo

El veterano “Frigo África” sigue en servicio 40 años después