El mundo de la aviación

El abandono de un avión Super Constellation en Lanzarote

El 25 de agosto de 1969, un avión Lockheed Super Constellation L-1049 de la compañía francesa Phoenix Air Transport (matrícula F-BHBI, ex Air France) aterrizó en situación de emergencia en el aeropuerto de Lanzarote, en vuelo de Guinea Bissau a Lisboa, por fallo en los motores números 3 y 4. Los intentos de su propietaria para repararlo no dieron resultado y decidió el abandono de la aeronave, sobre el que el Ejército del Aire mostró interés para trasladarlo en vuelo al Museo de Cuatro Vientos, pero el coste que suponía la reparación provocó que se desistiera del empeño.

En diciembre de 1975 lo adquirió Rafael Sánchez, empresario chatarrero de Las Palmas y unos meses después, en 1976, se revendió a los empresarios lanzaroteños Enrique Díaz y Javier Naverán, con la intención de situarlo en Fariones reconvertido en bar. Sin embargo, el coste de su traslado por mar a bordo de una barcaza motivó que desistieran de su empeño. El avión quedó abandonado a la derecha de la pista O3, fuera del recinto aeroportuario. Un incendio provocado terminó por destruirlo y finalmente acabó desguazado. Uno de sus motores se conserva en el museo del aeropuerto de Lanzarote. 

Foto: Antonio Lorente Bruñas / lanzaroteayer.com

Anterior artículo

Gondán entrega el pesquero noruego “Magne Arvesen”

Siguiente artículo

La casa natal de Isaac Peral, futuro museo en Cartagena