El mundo de la aviación

EE.UU. celebra el final feliz del vuelo Southwest 1380

La prensa de EE.UU. celebra el final feliz de un serio percance técnico ocurrido en un avión Boeing B-737 de la compañía norteamericana Southwest Arilines, ocurrido el pasado martes, cuando se produjo una explosión en el motor izquierdo en pleno vuelo y provocó la despresurización de la cabina cuando volaba a 30.000 pies de altitud, después de que las esquirlas rompieran una ventanilla, por la que una pasajera fue parcialmente succionada y dada la gravedad de las heridas falleció posteriormente.

El avión, en viaje de Nueva York a Dallas, tomó tierra en Filadeldia al mando de la comandante Tammie Jo Shults, cuyo temple y destreza en la solución de la emergencia es motivo de especial complacencia y felicitación entre el público estadounidense. Shults cumplió con los procedimientos fijados para estos casos: estabilizó la aeronave, comunicó la situación a la torre de control y se dispuso a un aterrizaje en el aeropuerto alternativo más cercano.

Ahora se ha sabido que Tammie Jo Shuts, de 56 años de edad, fue piloto militar en la U.S. Navy, instructora de vuelo y figura entre las primeras mujeres que pilotaron el avión F-18 Hornet. En 1993, después de diez años de servicio, pasó a la aviación comercial y comenzó su andadura en Southwest Airlines. De los 143 pasajeros y cinco tripulantes que iban a bordo, todos menos una ha podido celebrarlo especialmente. En las redes sociales llueven los mensajes de felicitación y reconocimiento a la comandante Shults, cuyo escueto mensaje “hemos perdido parte del avión” se ha vuelto viral.

Foto: @twitter

Anterior artículo

Cardama bota un buque multipropósito para Senegal

Siguiente artículo

Freire bota un pesquero congelador para Groenlandia