DestacadoMarina Militar

Dos veleros gemelos de cuna coinciden en aguas de Argentina

En aguas próximas a Ushuaia (Argentina) se produjo el encuentro reciente de los buques-escuela español “Juan Sebastián de Elcano”, que realiza su 90º crucero de instrucción y su casi gemelo chileno “Esmeralda”.  Ambos han coincidido en ocasiones anteriores y la última se produjo en Montevideo, con motivo de la Regata Internacional Velas Latinoamérica 2018.

Ordenado en 1946 y construido en el astillero Echevarrieta y Larrinaga, Cádiz, siguiendo los planos del buque-escuela “Juan Sebastián de Elcano”, sobre el proyecto recibió el nombre de “Juan de Austria” y estaba llamado a relevar al buque-escuela “Galatea” en su función formativa de suboficiales.

La explosión ocurrida el 18 de agosto de 1947 en un cercano polvorín de la Armada, provocó la destrucción del astillero Ehevarrieta y los trabajos de éste y otros buques resultaron muy dañados y quedaron paralizados. En 1950, los gobiernos de España y Chile negociaron la liquidación de deudas pendientes y Chile aceptó el buque inacabado como parte del pago, por lo que en 1951 se reanudaron las obras, introduciéndole algunas modificaciones que lo diferencian del buque español.  

Botado el 12 de mayo de 1953 con el nombre de “Esmeralda”, ceremonia en la que actuó de madrina la señora Raquel Vicuña, esposa del encargado de negocios chileno Fernando Orrego y bendecido por el obispo Tomás Gutiérrez,  el buque-escuela fue entregado el 15 de junio de 1954, en presencia del embajador de Chile en España, Oscar Salas Letelier.

El historial de este buque está tristemente manchado desde su utilización como centro de detención durante la dictadura de Pinochet, tras el golpe de estado de 1973. Permaneció fondeado en aguas de Valparaíso, donde se practicaron torturas y otras vejaciones, lo cual ha motivado actos de protesta de organizaciones de derechos humanos cada vez que sale al exterior. La intención de celebrar un acto de desagravio que limpie su honor ante los crímenes cometidos, pese a la buena voluntad de algunos altos mandos de la Armada de Chile, aun no se ha realizado.

Foto: vía almirante Gregorio Bueno Murga

Anterior

Grimaldi encarga seis buques rolones del proyecto GG5G

Siguiente

Homenaje a la dotación del submarino argentino “San Juan”