De la mar y los barcosDestacado

Dos vapores del tipo A de Elcano vendidos a Portugal (1951)

Los dos últimos buques del grupo de diez unidades del tipo A del Plan de Nuevas Construcciones de la Empresa Nacional Elcano de la Marina Mercante –de los que finalmente se construyeron ocho, aunque los dos últimos figuraron en los planes con los nombres de “Villacarriedo” y “Villalar”– recibieron los nombres de “Villagarcía” y “Villaviciosa” y tomaron forma en el astillero de la Sociedad Española de Construcción Naval, en Sestao.

Proyectados para cubrir las necesidades de la exportación agrícola de Levante y Canarias, la estampa marinera de estos buques era similar, formada por una superestructura maciza en el alcázar, muy característica y común en los buques nórdicos.

En comparación con la mayoría de los buques precedentes, los tiempos en astillero de los buques “Villagarcía” y “Villaviciosa” resultaron más cortos, pues puestas las quillas en operaciones simultáneas el 4 de febrero de 1947, el 25 de febrero de 1948 se procedió a su botadura con un intervalo de una hora y se entregaron el 30 de marzo y 2 de junio de 1950 a la Empresa Nacional Elcano de la Marina Mercante.

Sin embargo, es poco conocido que la presencia de estos buques en la flota de la empresa pública nacional resultó breve, pues el 3 de septiembre de 1951 fueron vendidos a la Companhia de Navegaçao Carregadores Açorianos, siendo abanderados en Portugal con los nuevos nombres de “Sète Cidades” y “Lagoa”, respectivamente.

Fundada en 1920 para operar líneas de carga y exportación frutera entre Azores, Portugal y el Norte de Europa, la Compahnia de Navegaçao Carregadores Açorianos amplió su red a partir de 1948 hasta la costa este de EE.UU. y Canadá y en diciembre de 1972 se fusionó con la Empresa Insulana de Navegaçao Sarl.

En enero de 1971, el buque “Sete Cidades” se vendió para desguace al industrial Américo Vasques Vale, siendo desmantelado en Lisboa. Por lo que se refiere a su gemelo “Lagoa”, en 1972 se renombró “Somar” tras su pase a la citada Empresa Insulana de Navegaçao Sarl, con sede en Lisboa, y apenas unos meses después, en octubre de 1973 arribó a San Esteban de Pravia, donde se procedió a su desguace a manos del personal de J.L. Blanco Aguera.

De 2.415 toneladas brutas, medían 89,50 m de eslora total –83 m de eslora entre perpendiculares–, 13,20 m de manga, 6,80 m de puntal y 5,70 m de calado máximo. El equipo propulsor, formado por una máquina Christiansen & Meyer, resultó poco satisfactorio en lo referido a las calderas, siendo fuente de frecuentes problemas. Desarrollaba una potencia de 3.000 caballos, mantenía una velocidad de 13 nudos con buen tiempo y disponía de alojamiento para doce pasajeros. 

Bibliografía:

Díaz Lorenzo, Juan Carlos (2004). Empresa Naviera Elcano. Seis décadas de historia, pp. 269-273. Empresa Naviera Elcano, Madrid.

Foto: archivo de Laureano García Fuentes

Anterior

Triple escala en Cartagena con el gigante “Wonder of the Seas”

Siguiente

Primera escala del megacrucero “Mein Schiff 1” en Ibiza

Sin comentario

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *