Armada Española y Marina MilitarDestacado

Dos buques militares de Rusia y EE.UU., a punto de colisionar

Un incidente entre dos buques de guerra de Rusia y EE.UU. en el mar de Filipinas, ocurrido a mediodía del pasado 7 de junio, ha provocado la protesta del Gobierno de Putin, después de que estuvieran a punto de colisionar. Ambos se culpan de una maniobra peligrosa en la que se han visto envueltos el destructor ruso “Admiral Vinogradov” y el crucero USS “Chancellorsville”, Se estima que llegaron a estar a una distancia mínima entre 15 y 30 m.

Dice la Armada rusa del Pacífico que el buque de su bandera se vio obligado a realizar una maniobra de emergencia y acusa al buque de la U.S. Navy de una “acción inaceptable”. La U.S. Navy replica diciendo que la maniobra del buque ruso fue “insegura y poco profesional” y acusa de Rusia de “propaganda”.

El editor de Maritime Bulletin, Mikhail Voytenko, señala que no se pueden evaluar los movimientos de ambos buques porque no se les puede seguir la pista, “pero se puede decir, más allá de toda duda razonable, que la maniobra del barco ruso fue imprudente, peligrosa e irresponsable, absolutamente opuesta a la buena práctica”.

Afirma que hay dos hechos para llegar a tal conclusión: “El crucero de EE.UU. tenía una maniobrabilidad restringida, porque tenía que mantener el rumbo y la velocidad constantes mientras los helicópteros estaban aterrizando. El destructor ruso debería, seguramente, saberlo, tanto por observaciones, radar y visuales (incluidas las señales de bandera en el mástil del barco de EE. UU.), como por las advertencias emitidas. En un video vemos claramente cómo el barco ruso superó al crucero y cambió el rumbo para acercarse a éste de la manera más imprudente”, concluye.

 Foto: @twitter

Anterior artículo

Un buen meneo para “Telmo”

Siguiente artículo

“Bahama Mama”, averiado y “Nápoles”, con problemas