Del Cronista Oficial

Donde Fuencaliente de La Palma se hace proa y vértice

El antiguo faro de Fuencaliente fue proyectado en julio de 1892 y después de un proceso constructivo largo y costoso, debido a las condiciones de la zona y de la época, comenzó a funcionar el 3 de octubre de 1903. La piedra basáltica que sirvió para la construcción del mismo, procedía de una cantera de Arucas (Gran Canaria). Por entonces la zona carecía de agua dulce, por lo que la mayor parte de la construcción tuvo que llevarse a cabo con agua salada. Sólo el encalado pudo realizarse con agua de un aljibe cercano.

La linterna inicial era cilíndrica de 2,50 metros y un aparato catadióptrica B.B.T. de un metro de diámetro que giraba sobre tejos, accionado por una máquina de relojería y que emitía grupos de tres destellos blancos. Ésta se iluminaba con una lámpara con petróleo de nivel constante, cuyos depósitos eran solidarios a la óptica y giraban sobre ella.

Inicialmente, la plantilla del faro estaba compuesta por dos personas que habitaban una en cada una de las salas que alberga el edificio. Esta plantilla se mantuvo hasta 1938. Durante los días 7 y 10 de marzo de 1939, se produjeron varios movimientos sísmicos, quedando inutilizada la instalación luminosa, que hubo que cambiarla por una instalación de acetileno Dalen, con cambiador automático de capillos y válvula solar. Al pasar a un sistema de iluminación automático, el torrero se trasladó a vivir al pueblo y visitaba regularmente las instalaciones.

La erupción del volcán Teneguía, ocurrida el 26 de octubre de 1971 y los movimientos sísmicos previos, terminó por dañar la estructura del edificio. Desde el primer momento, la existencia del faro estuvo amenazada y uno de los brazos de lava se detuvo cuando todo parecía perdido. En acción de gracias, dos vecinos de Fuencaliente levantaron una pequeña capilla sobre un pedestal en la que se guarda una imagen de la virgen de Candelaria.

Años después, debido al mal estado del edificio, en 1983 se decidió proyectar la construcción de una nueva torre normalizada de 24,15 metros de altura. Como consecuencia de la presencia de este nuevo faro, el antiguo dejó de funcionar y quedó abandonado. El 12 de mayo de 1995, la Autoridad Portuaria de Santa Cruz de Tenerife, otorgó una concesión administrativa al Ayuntamiento de Fuencaliente de La Palma para la rehabilitación y posterior utilización como museo marítimo e instalaciones recreativas y culturales, del antiguo faro por un plazo de veinte años prorrogable por dos períodos de cinco años.

En mayo de 1996, los arquitectos Ángel Caro y Joaquín Mañoso, a iniciativa del Cabildo Insular de La Palma, el Ayuntamiento de Fuencaliente de La Palma, en tiempos del alcalde Pedro Nolasco Pérez y Pérez y la Dirección General de Puertos, redactaron el proyecto de restauración del antiguo faro, aplicando medidas de conservación que respetaran la estructura histórica del mismo. En el citado año comenzaron las obras de restauración a través de una escuela-taller, y en 1999 se incorporó una contrata que finalizaría los trabajos.

Foto: Facundo Cabrera

Anterior artículo

Las aerolíneas se forran con el descuento de residente del 75%

Siguiente artículo

Navitank y el petrolero “Playa de Riazor” (1970-1986)