Acontecer marítimoDestacado

DNV GL prevé un uso moderado del hidrógeno como combustible

La división marítima de la sociedad de clasificación DNV GL ha presentado esta semana la cuarta edición de su informe Maritime Forescat to 2050. Este informe analiza el futuro del sector marítimo en el marco de las incertidumbres tecnológicas, normativas y de mercado en su camino hacia la descarbonización. Este informe establece 30 escenarios posibles en función de la futura composición de la flota mundial, el uso de energía y el fuel mix y se elaboran modelos para 16 tipos de combustible diferentes y 10 sistemas de tecnología de combustibles.

Knut Ørbeck-Nilssen, director ejecutivo de DNV GL Maritime, señala que “el gran desafío de nuestro tiempo es encontrar una vía hacia la descarbonización. La reducción de las emisiones de GEI se está convirtiendo en el factor decisivo que define el futuro del sector del transporte marítimo”. Ørbeck-Nilssen también advierte de que esperar para encontrar una solución ideal puede provocar que no se avance en absoluto.

El informe concluye que “existe mucha incertidumbre con respecto a qué combustibles de bajo y cero carbono dominarán el mercado del transporte marítimo, pero estimamos que los combustibles usados por los buques en 2050 habrán pasado de estar casi completamente dominados por los combustibles fósiles, a una combinación de combustibles de bajo y/o cero carbono (60%) y gas natural (30%, mayoritariamente GNL). Los combustibles bajos en carbono incluyen amoníaco, hidrógeno y otros electrocombustibles”.

El informe Maritime Forecast to 2050’ identifica la elección del combustible como el factor esencial para descarbonizar el transporte marítimo, pero “es difícil definir vencedores claros entre las muchas opciones de combustible diferentes”. Inicialmente, el uso del GNL procedente de fuentes fósiles irá creciendo hasta que se endurezcan las normativas, en 2030 o 2040. El GNL y el MGO neutros en carbono, sintéticos o procedentes de energías renovables, surgirán como combustibles utilizables en los buques existentes. Para el año 2050 el amoniaco neutro en carbono y el biometanol tendrán una importante cuota de mercado, siendo los más prometedores a largo plazo.

El informe prevé una limitada penetración del hidrógeno como combustible marino, debido a su precio y a las inversiones necesarias para la adaptación de motores y sistemas de combustible de los buques. Sin embargo, desempeña un papel fundamental en la producción de varios combustibles neutros en carbono, como el amoniaco y el metanol, que sí juegan un papel significativo en los escenarios para la descarbonización. El uso del hidrógeno puede estar más extendido en buques ferries y cruceros y en aquellas regiones en las que se hayan llevado a cabo las inversiones necesarias para su producción y distribución local.

Foto: Nicolás Arocha

Anterior artículo

Los británicos prefieren la seguridad del ferry para viajar

Siguiente artículo

Intento ficticio de abordaje al trimarán “Bajamar Express”