Acontecer marítimoDestacado

DNV autoriza a Vale un proyecto de tanque multicombustible

La empresa minera brasileña Vale ha recibido una Aprobación en Principio (Approval in Principle, AiP) de la sociedad de clasificación DNV para un proyecto que incorpora tanques multicombustible en sus buques mineraleros, para facilitar la transición a combustibles alternativos con bajo contenido en carbono. Según la evaluación de DNV, a partir de este proyecto los buques de Vale podrían adaptar sus tanques de combustible para almacenar gas natural licuado (GNL), metanol o amoníaco.

Tras la aprobación de este proyecto, la compañía tiene previsto desarrollar en los próximos meses un piloto para la introducción de este sistema en un buque Guaibamax, de 325.000 TPM (tamaño máximo para acceder a la terminal de carga de la isla de Guaíba en la bahía de Sepetiba, sur de Brasil). Según Vale, un estudio preliminar estima que la reducción de emisiones podría oscilar entre el 40 y el 80% cuando se utiliza metanol y amoníaco, o hasta el 23% en el caso del GNL.

Rodrigo Bermelho, director técnico de la división de transporte marírimo de Vale, señala que “este sistema de tanques multicombustible elimina algunas de las principales barreras para la adopción de combustibles alternativos, como la incertidumbre regulatoria y de infraestructura”. Según Bermelho, aunque se trate de una solución para el futuro, también podría ser válida para buques en operación a los que todavía les quedan 20 años de vida útil.

Este proyecto se ha realizado en colaboración con las empresas noruegas Brevik Engineering AS y Passer Marine y forma parte del programa Ecoshipping, desarrollado por esta empresa minera para facilitar la adopción de nuevas tecnologías y renovar su flota para reducir sus emisiones de carbono. Entre otros proyectos se encuentran la incorporación de rotores Flettner, como sistemas eólicos de propulsión auxiliar, o la lubricación del casco por aire.

Según apreciaciones de la compañía minera, los nuevos Valemaxes de segunda generación (400.000 TPM) y los mencionados Guaibamax pueden llegar a reducir las emisiones de CO2 equivalente hasta un 41% en comparación con un buque Capesize, de 180.000 TPM,  construido en 2011.

Foto: Bedeschi.com

Anterior

“Stena Ebba”, segundo ferry E-Flexer plus de Stena Line

Siguiente

El puerto de Melilla instala una carpa para la OPE 2022

Sin comentario

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *