Marina Militar

Despliegue de dos meses del BAC “Patiño” con la Royal Canadian Navy

El buque de aprovisionamiento de combate “Patiño” (A-14) zarpó el pasado jueves desde su base en Ferrol rumbo a Halifax (Canadá), para realizar un despliegue de dos meses en el que prestará apoyo a la Royal Canadian Navy. A su llegada se integrará en una agrupación de buques canadienses y norteamericanos para realizar las maniobras multinacionales TGEX-216 a lo largo de la costa Este norteamericana. Durante este ejercicio permanecerá embarcado un contingente de 35 marinos canadienses que recibirán adiestramiento por parte de sus colegas españoles mientras se realizan todo tipo de ejercicios en la mar.

Este despliegue es consecuencia de una solicitud a la Armada por parte de la Royal Canadian Navy, ante su falta de capacidad de aprovisionamiento en la mar. Este apoyo descansa en el principio de solidaridad entre miembros de la OTAN, por el que un país proporciona una capacidad de la que otro carece, todo ello sin que suponga un coste adicional y sin que suponga una merma en las propias capacidades operativas de nuestra Armada.

El objetivo que persigue la Marina canadiense con el despliegue del “Patiño” es mejorar el adiestramiento de su personal en el área de aprovisionamiento en la mar y en la protección de Unidades de Alto Valor. «Estos apoyos suponen para España una serie de ventajas, como el apoyo a la industria de defensa nacional, el prestigio exterior para la Armada, así como los beneficios del adiestramiento para las dotaciones y el intercambio de conocimientos y experiencias con la integración en otra marina aliada”, informa la Armada española.

El BAC “Patiño”, entregado a la Armada en 1995, tiene una dotación de 150 personas. Se trata de un buque de aprovisionamiento de combate con una capacidad aproximada de 9.000 metros cúbicos de combustible y 2.000 toneladas de munición, material y víveres, que puede suministrar a una Fuerza Naval en la mar.

Además, puede proporcionar atención sanitaria y apoyo logístico en operaciones no bélicas como son la ayuda humanitaria y la defensa medioambiental. Dispone también con varias capacidades que pueden desarrollar de forma similar a la de una fragata, como son las relativas a la seguridad marítima (control del tráfico marítimo, visita y registro, contra-piratería) o las operaciones de vuelo.

Foto: José Ramón Montero

Anterior artículo

La vida marinera del segundo "Duero" (1961-1979)

Siguiente artículo

Crystal Cruises tiene planes de futuro para el emblemático trasatlántico “United States”

No hay comentarios

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *